En una actualización de su tradicional advertencia de viajes, la cancillería informó que “ordenó la salida de familiares y autorizó la partida voluntaria del empleados del gobierno en la embajada de Estados Unidos en Caracas”.

En el documento, el Departamento de Estado aconsejó a ciudadanos estadounidenses a no viajar al país sudamericano “debido a disturbios sociales, crímenes violentos y la falta generalizada de alimentos y medicinas”.

“La situación política y de seguridad en Venezuela es impredecible y puede cambiar rápidamente”, señaló la advertencia, para añadir que desde abril ocurren movilizaciones en diversas partes del país “a menudo con poco anuncio previo”.

Este orden de salida de familiares del personal de la embajada estadounidense se conoció a escasos tres días de una controvertida elección para conformar una Asamblea Constituyente impulsada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Fuente: El Estímulo