Un barco con 2.500 kilos de cocaína a bordo fue interceptado por agentes de la Policía Nacional española, en una operación en la que resultaron aprehendidas siete personas y que contó con la colaboración de funcionarios de Estados Unidos, Reino Unido y Portugal.

De acuerdo a lo reseñado por el diario español La Razón, la Jefatura Superior de Policía de Canarias informó en un comunicado que el buque de bandera venezolana fue abordado por agentes de los GEO y de la Agencia Tributaria y conducido al puerto Las Palmas de Gran Canaria

El pesquero venezolano fue interceptado por el buque Petrel en aguas de Martinica, el departamento francés situado en el Caribe, según informó este lunes la delegada del Gobierno en Canarias, Mercedes Roldós.

“El Cuerpo Nacional de Policía y la Agencia Tributaria llevaron este lunes al pesquero y a sus siete tripulantes, todos ellos venezolanos, a la base de la Armada en Las Palmas de Gran Canaria, donde esta mañana se han descargado los fardos de cocaína que transportaba en sus bodegas, en una operación supervisada por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional”, señala el comunicado.

La investigación que ha permitido aprehender este importante alijo de cocaína se puso en marcha en enero, con la colaboración del departamento antidrogas de Estados Unidos (DEA) y las Policías del Reino Unido y Portugal, según han precisado sus responsables.

El pesquero con los 2.500 kilos de cocaína fue localizado en marzo, aunque su abordaje por parte de los agentes embarcados en el buque Petrel se produjo el pasado 4 de mayo.

El comisario general de la Policía Judicial, Eloy Quirós Álvarez, presente en la llegada del pesquero a la base naval de Las Palmas, señaló que el refuerzo del control que se ejerce en los puertos europeos parece haber hecho cambiar de estrategia a las mafias del narcotráfico, que vuelven a recurrir a barcos nodriza.

Fuente: Caraota Digital