La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) formuló el miércoles un llamado a los países de la región para que ofrezcan protección y apoyo a los inmigrantes que origen venezolano y eviten tomar medidas que vulneren los derechos de los migrantes y solicitantes de refugio, publica Infobae.

En una nota oficial, la entidad expresó su “preocupación ante la información que indica que un gran número de venezolanos se han visto forzados a emigrar a otros países de la región como mecanismo de supervivencia como consecuencia de la situación humanitaria”.

De acuerdo con la CIDH, a partir de 2012 aumentó “de forma exponencial” el número de personas de nacionalidad venezolana que han migrado a los países de la región.

La CIDH mencionó cifras del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, que muestran que en 2012 ese número había sido de 505 personas, aunque en 2015 había aumentado a 15.094.

“Lo anterior representa un aumento porcentual de 2.889% en el número de personas venezolanas que solicitaron el reconocimiento de la condición de refugiado en el exterior entre 2012 y 2015”, apuntó la CIDH.

Por eso, la Comisión pidió a los países de la región que adopten “medidas tendientes a brindar un trato humanitario” a esas personas.

En su nota, la CIDH también expresó también su “preocupación” con un operativo realizado el 9 de diciembre en el estado de brasileño de Roraima, que terminó con la deportación de “450 personas migrantes venezolanas en situación migratoria irregular”.

De ese grupo, señaló la entidad, la mayoría era compuesta por indígenas Warao, siendo que el grupo incluía unos 180 niños, varios de ellos recién nacidos.

Con información de AFP.