DICOM anuncia más inflación y pone en picada el Bolívar

Sigue cayendo en picada el bolívar. La nueva Mega devaluación del bolívar anuncia todavía una mayor inflación

A través de un comunicado el BCV anunció que la banda móvil de la primera subasta del Dicom tendrá un rango entre 1.800 bolívares y 2.200 bolívares por dólar. Esto implica una mega devaluación oficial de la moneda, ya que este rango eleva la tasa de cambio entre 250% y 300%, respectivamente sobre 725 bolívares a la que cotizaba esa misma tasa antes de iniciarse el programa.

Sin embargo la tasa resulta muy atractiva para los que operan con el dólar libre el cual superó, después de conocerse las bandas del Dicom, los 6.000 Bs/$. Es decir que el afortunado comprador de estas divisas se ahorraría entre 65 y 70% dependiendo del precio que pague. Nada despreciable.

Llama la atención la gran cantidad de usuarios que se registraron rápidamente para esta primera subasta del nuevo Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom) que arrancó con 53.018 registros: naturales (46.741) y jurídicos (6.277), revelando la gran necesidad de divisas que demanda el país.

Los analistas consideraron que los límites ofrecidos resultaron “irrisorios” por el bajo monto de 500 dólares trimestrales que podrán adquirir las personas naturales.

Esta nueva devaluación impulsará aún más las proyecciones de inflación y agudizará la caída económica del país.

Estas devaluación obliga al Fondo Monetario Internacional (FMI) a revisar sus proyecciones de inflación de 720% para este año. El cálculo de los verdaderos operadores del mercado es que el Bolívar se devalúa un promedio de 100 Bs. diarios, por lo que podría alcanzar unos 13.000 Bs/$ a fin de año si no se corrige la tendencia.

De resultar un éxito la subasta del Dicom podría frenarse la tendencia, pero esto requeriría una inyección muy fuerte de dólares al mercado, escenario casi imposible de realizarse ante la grave crisis que se vive en Venezuela

Un análisis de Reuters, pronostica que “la economía venezolana ‘se contraerá un 3,5%’ este año luego de ‘contraerse un 19%’ el 2016″ y podría agudizarse por la crisis política y social que se vive en medio de un contexto de escasez de bienes básicos además de presentar la inflación más alta del mundo.

De acuerdo a un informe de Saxo Bank “Venezuela vive desde hace casi dos meses una ola de violencia por las protestas callejeras. Las compañías que invierten en Venezuela ‘están perdiendo fe’ en recibir el fruto de sus inversiones, para frenar el declive de producción hay que invertir, pero no habrá inversiones mientras el país sigue en crisis”

¿Default a China y Rusia?

Rusia y China están viendo a Venezuela con otros ojos y comienzan a alejar sus inversiones del país.

Venezuela debe cancelar deudas con China y Rusia, que han prestado por lo menos 50.000 millones de dólares a cambio de entregas de petróleo y combustible que han sido prometidas.

De acuerdo al IFR de Thompson “Venezuela tiene 66.280 millones de dólares en deuda emitida por el Gobierno y otras entidades estatales como la petrolera PDVSA, y están considerando varias opciones para pagar sus deudas” de acuerdo al Ministro de Petróleo, y ahora están buscando como poder pagar los fondos prestados provenientes de China y Rusia.

Desde hace año y medio China decidió retirar progresivamente sus inversiones en Venezuela, ademas de haber comenzado la repatriación de numerosos ingenieros que trabajaban en el sector petrolero. Si se toma en cuenta la caída del precio del barril en los últimos años, China ya no necesita tanto como antes el crudo venezolano.

Por otra parte, el Gobierno venezolano dio como garantía a la estatal rusa Rosneft una parte de Citgo, garantía que está más o menos en veremos por ser una empresa con sede estadounidense y ya varios congresistas de los EEUU le han puesto el ojo a la legalidad de esa hipoteca, que en caso de ejecutarse, comprometería la soberanía y seguridad estadounidense por la posibilidad de que Rusia tenga una empresa petrolera americana.

Conclusiones

La única forma de que Venezuela pueda salir adelante, no depende de esperar un aumento de los precios del crudo, sino dedicándose a que PDVSA funcione, que en vez de disminuir, aumente la producción, que tenga fondos, que haya inversiones, que el petróleo fluya y que las refinerías funcionen.

Lamentablemente el gobierno se aferra a un modelo económico que no funciona y ahora quieren darle al Plan de la Patria carácter constitucional. Ya no habrá ceros suficientes para los estimados de inflación y devaluación.

De continuar con esta política monetaria, el ejemplo vivido por Zimbabue será un juego de niños para los venezolanos.