El precio del dólar paralelo registró una caída de más de 31% en la mañana del martes, después de haber alcanzado máximos históricos en los últimos días, en medio de fuerte incertidumbre y escasez de divisas.

El marcador no oficial ha despertado el pánico, fuertes expectativas y preocupación en la población en general por los efectos que puede tener sobre un impulso a la inflación, que podría llegar a transformarse en hiperinflación si no se revierte la tendencia.

El precio del paralelo, cuya divulgación está prohibida por la Ley de Ilícitos Cambiarios, se encareció de manera cada vez más acelerada la última semana, lo que parece haber llevado a un virtual bloqueo de las operaciones.

Entretanto, el sistema oficial de liquidación de divisas Dicom ha reportado la colocación de más de 290 millones de dólares en lo que va de año. Este monto, sin embargo, parece insuficiente para atender la demanda represada por moneda extranjera, aún en medio de una constante caída en las importaciones.

La baja en el dólar negro antes descrita puede obedecer a un descenso en la demanda, luego de la posible paralización de operaciones a los elevados niveles de precios que alcanzó el billete verde en días recientes.

Fuente: Banca y Negocios