El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, dijo que su Gobierno apoyó la decisión de suspender a Venezuela del Mercosur por temor a que los restantes países miembros, Argentina, Brasil y Paraguay, pudieran tomar medidas en represalia dentro del bloque.

Además indicó que Uruguay se quedó sin argumentos dentro del Mercosur para seguir manteniendo una postura neutral respecto al Gobierno de Venezuela, en contraposición con las críticas que los otros miembros del bloque hacían contra la actuación de Maduro.

Ya no teníamos argumentos dentro del Mercosur para seguir sosteniendo la posición de Uruguay“, dijo Vázquez, quien explicó que Uruguay defendía la posibilidad de que Maduro diera “sus argumentos y sus fundamentos” antes de que lo sancionaran.

Así, recordó que Uruguay pidió a Maduro que abriera un cauce de comunicación con la oposición y la sociedad del país antes de instalar la Asamblea Nacional Constituyente que promovió pero que no encontró una respuesta positiva del Gobierno venezolano.

Si no hay un diálogo sobre estos temas, ojalá me equivoque, esto puede ser un problema mucho más grave para Venezuela“, aseveró Vázquez, que reiteró que no cree que en el país caribeño exista ya división de poderes pero rehusó pronunciarse sobre si el Gobierno de Maduro es una dictadura.

“¿Qué pasa con el Uruguay además si se mantenía en una situación intransigente dentro del Mercosur? ¿Y si lo aíslan a Uruguay del Mercosur?”, dijo Vázquez en una entrevista con el semanario local Búsqueda publicada hoy jueves 10 de agosto.

Vázquez dijo que la decisión de Uruguay no fue apresurada y que además de la negativa del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a abrir cauces de diálogo con la oposición como se le había exhortado, tuvo en cuenta también cómo dentro del Mercosur algunas medidas tomadas por otros países, en otras épocas, lo han perjudicado.

“Es muy fácil: si en lugar de un país integrante del Mercosur le da un permiso de importación a otro país en 15 días, dice ‘te lo doy en tres meses’, ya está. Que fue lo que ya pasó. Entonces hay que pensar estas cosas”, explicó.

“¿Y si hay acciones que pueden perjudicar a los trabajadores uruguayos, a los empresarios uruguayos, al país en general? Ah, yo lo tengo que pensar muy bien. Con el corazón en la utopía pero con los pies en la tierra”, abundó el presidente.

Fuente: Efecto Cocuyo