El director de la firma Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, alertó a los empresarios presentes “apurarse” en la solicitud de divisas vía subastas Dicom, pues asegura que estas desaparecerán en septiembre de este mismo año.

“Tenemos doce trimestres consecutivos cayendo, una caída acumulada en tres años de 26%, la segunda más grande de América Latina desde los 80 para acá y este va a ser el cuarto año de contracción y lamentablemente profundizada por los acontecimientos de 90 días para acá”.

Oliveros presentó una exposición profunda sobre la real crisis económica que ineludiblemente se ve afectada por la situación política que padece Venezuela, refiere el portal lapatilla.com.

“Con un país avanzando –en materia económica a cuarto de máquina estamos viendo una contracción por encima del 10%. La última encuesta de Conindustria revela que la capacidad instalada o capacidad operativa de un 32% es un reflejo de la grave situación, pero además, hay un gravísimo problema de flujo de caja”.

Revela que la caída en los precios del petróleo es consecuencia de la caída de la producción petrolera y pese a los acuerdos OPEP, el precio petrolero no se ha recuperado lo suficiente: “Un precio por debajo de 40 dólares, que es un nivel crítico, obliga al Gobierno a acelerar el proceso de liquidación de activos y continuar recortando importaciones, que el año antepasado cayeron en 22%, el año pasado en 50% y a lo que va de este año la contracción ronda el 29%”.

El especialista destacó que la caída del poder adquisitivo del venezolano ha servido de contención para evitar un despegue impactante en la inflación: “Las empresas no pueden realizar ajustes de precios como quisieran porque sus volúmenes de venta de consumo tendrán caídas que entran en zona crítica”.

País empobrecido

Oliveros exhorta a sacar de la mente el chip de que Venezuela es un país rico: “Somos un país empobrecido con niveles y patrones de consumo a niveles de Centroamérica e incluso de África y un ejemplo de ello es el sector automotriz venezolano, cuyos números son más parecidos a los de África que a los de Centroamérica”.

Atizó que “hoy Venezuela depende con más fuerza de las importaciones y si las importaciones están cayendo en esta economía no podemos esperar que haya crecimiento, la dependencia es exacerbada”.

“Venezuela ha perdido en un año 300 mil barriles y bajo la gestión de Maduro 700 mil barriles en términos de producción, y una cifra impactante es que en el primer trimestre del año, Venezuela importó 4 mil millones de dólares, la mitad de eso fue para el sector petrolero, eso no tiene impacto alguno en los anaqueles, ni son alimentos, ni medicinas, ni productos de aseo y limpieza”.

Reveló cifras alarmantes de caída en los distintos sectores de la economía: “Construcción cae por encima del 20%, actividad comercial en 20%, la banca y el seguro cayendo un 15%, transporte 15%, manufactura 12%, es decir, de dos dígitos son los niveles de contracción, esto es una tragedia”.

“Todos los sectores han caído en estos últimos cuatro años –recalcó–. El Producto Interno Bruto (PIB) en 2012 fue de 450 millardos de dólares, este año, vamos a llegar a 130 millardos de dólares, eso se traduce a un país empequeñecido, con un achicamiento trágico de la economía y un empobrecimiento inédito”.

Petróleo en picada

Oliveros destaca la real caída en la producción petrolera como el principal elemento de preocupación sobre el cual se desprende todo el ejercicio económico y financiero del país: “Cuando Chávez llegó al poder, Pdvsa producía 3,3 millones de barriles días, hoy estamos en 2.2 millones de barriles días y un país mucho menos petrolero que nosotros, como Brasil, produce 2,9 millones de barriles días, a ese nivel estamos”.

Con estas cifras, el economista explica que el flujo de dólares –para entender que va a pasar con el Dicom, las importaciones, el paralelo– es negativo para todas estas variables por más que el discurso oficial intente venderlo.

“Hablamos de una inflación promedio, en los primeros meses del año, de un 19% por mes, se acelerará a niveles de 25% los próximos meses por dos razones fundamentales, el Dicom y el paralelo. El Dicom, porque muchas estructuras de costo en sectores como cuidado personal, telecomunicaciones, ciertos alimentos e incluso medicinas, están utilizando la tasa de 720 que ahora es 2.900 y la otra razón fundamental es que el paralelo demarca, apuntala, es el referente más significativo en las importaciones del sector privado”.

“Más del 40% de importaciones privadas se traen a dólar negro –recalca– y eso incide en el precio de ese producto, mientras el Gobierno utiliza la tasa Dipro (Bs. 10 por dólar) para sus importaciones, ligadas al sector petroleros y a los CLAP”.

Enfatizó que entre enero y mayo el sector alimentos experimentó una inflación del 200%, seguido del alquiler de vivienda, restaurantes, hoteles y bebidas alcohólicas, equipamiento del hogar, “Estos son los ítems de mayor inflación, mientras que en los de menor inflación destacan educación, comunicaciones, transporte y vestido y calzado, este último porque al seguirse ajustando precios, no se va a vender nada y en consecuencia, los rubros seguirán allí en las exhibiciones”.

Dicom tiende a morir

“El Dicom –puntualiza– es un mecanismo restrictivo del dólar y aquí va mi recomendación en lo inmediato al empresariado, si necesitan divisas pongan todo su esfuerzo en las próximas semanas, porque después de agosto el Dicom no tiene fuelle, porque en octubre y noviembre este Gobierno tiene que pagar 4 mil millones de deuda externa y la prioridad es hacer caja para pagar la deuda, así que será más restrictiva la estructura de la subasta, pidan sus reales ya y asegúrense su inversión cuidando los gastos”.

Oliveros insiste en su recomendación, principalmente a pequeños empresarios: “Cuiden sus gastos y traten de mantener, en la medida de lo posible, contento a su personal, pues requerirán contar con todo ese esfuerzo humano para sobrevivir a este ciclo que pronto debe terminar”.

Caída en las ventas

*Electrodoméstico: 80 %
*Licores: 70 %
*Vestido y Calzado: 70 %
*Repuestos: 65 %
*Con tería: 50 %
*Gaseosas: 50 %
*Aseo Personal: 50 %
*Pollo: 43 %
*Carne roja: 41 %
*Embutidos: 30 %