Iron Man es uno de los personajes más icónicos y representativos de la cultura popular contemporánea. Parte de su encanto es esa delgada línea en donde se mueve Tony Stark y su armadura, cuya concepción va a medio camino entre la completa ficción y la realidad posible de que exista. Pues alguien decidió romper esta barrera y construir un traje de Iron Man que realmente vuele.

La creación armada por el inventor británico Richard Browning dista mucho del diseño original del personaje del cómic, pero su funcionamiento resulta igual de impresionante que lo que se ha visto a lo largo de la películas de Marvel:

El secreto del vuelo se encuentra en sus seis microjets impulsados por queroseno. Con dos posicionados en cada brazo y uno en cada pierna, Browning logra alzar el vuela en las distintas etapas de su experimento.

Cada turbina cuenta con una capacidad de fuerza de 22 kilogramos cada una, de modo que en conjunto se logra la potencia suficiente para soportar el peso conjunto y elevarlo ligeramente por los aires.

El costo de este traje casero Iron Man fue de cerca de USD $50.000, mismos que fueron aportados por algunos patrocinadores igual de locos que Browning.

El costo del traje es relativamente accesible, pero la cantidad de riesgos de explosión son más que considerables.

Su empresa Gravity Industries, es la propietaria de la patente de dicho traje. En su canal de youtube, pueden ver varias pruebas del curioso invento.

Información de FayerWayer