El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, se refirió hoy a la situación de Venezuela como “un desastre” luego de conocerse la suspensión de arresto domiciliario de los líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, quienes fueron llevados a una cárcel militar en horas de la madrugada.

EFE

“Un desastre, la verdad que es un desastre que no se atiendan los llamados a buscar un camino de entendimiento y de diálogo, me parece que la soberbia no es buena consejera”, expresó a la prensa.

“Desconcierta mucho que no se entienda que frente a un choque casi inevitable de trenes, la única salida que hay es la negociación”, el diálogo y el entendimiento. Porque ¿cuál es la alternativa? dejar que los trenes choquen con el pueblo de Venezuela en el medio”, continuó el canciller.

Respecto a las elecciones del pasado domingo en la que el gobierno de Venezuela eligió a sus candidatos para la aplicación de una asamblea constituyente, en la que según cifras oficiales obtuvieron más de 8 millones de votos, Nin Novoa señaló que esas cifras “no ameritan acciones arbitrarias”.

“Me llama mucho la atención que no se diera a conocer, por lo menos, cuántos votos en blanco hubo, cuántos votos anulados, ¿nadie fue a votar en blanco?”, indicó.

En su opinión, “causa mucha desazón” que “existan voces” en su país que no sean partidarias del diálogo, por lo que reiteró que el diálogo, entendimiento y la paz “siempre son el camino” ante estas situaciones.

Los opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma fueron puestos de nuevo en celdas de la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, de donde habían sido sacados para cumplir sus penas de prisión bajo arresto domiciliario.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela aseguró que ambos planeaban fugarse y por ello les fue revocado el arresto domiciliario.