Presuntamente las fuerzas de seguridad venezolana arrestaron al menos a 14 militares bajo sospecha de “rebelión” y “traición”. Según documentos obtenidos por Reuters, estos hechos ocurrieron en la primera semana de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, en el mes de abril.

Los efectivos, incluidos coroneles y capitanes, estarían detenidos en la prisión militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, de acuerdo a lo que figura en las listas de detenidos que circulan entre los uniformados.

Los documentos indican que los casos están siendo “procesados” y no quedó claro si han sido formalmente acusados.

Las listas surgen en medio de las acusaciones hechas por líderes de la oposición sobre una supuesta purga dentro de las Fuerzas Armadas para aplastar la disidencia generada por la represión a las masivas manifestaciones contra el gobierno socialista.

Los documentos vistos por Reuters sólo se extendieron hasta el 8 de abril. Después de esa fecha, líderes de la oposición y activistas de derechos humanos dicen que muchos más soldados han sido detenidos. Sin embargo, no hay prueba de ello.

La GNB, una unidad militar que se encarga del orden público, ha estado en la vanguardia de la contención de las protestas mediante el uso de gases lacrimógenos, metras y perdigones contra jóvenes que arrojan piedras, cócteles molotov y excrementos contra las líneas de “seguridad”.

En medio de los poco más de dos meses de protestas, al menos 65 personas han muerto, incluyendo partidarios del gobierno, la oposición, espectadores y miembros de las fuerzas de seguridad.