La violencia desatada por los colectivos afectos al Gobierno de Nicolás Maduro se ha arreciado en los últimos meses, destacando las agresiones a varios dirigentes opositores en distintas zonas populares de Caracas, entre las cuales destacan las de Carlos Julio Rojas y más reciente contra José Quintero durante la Toma de Venezuela. Los luchadores sociales responsabilizaron a Jorge Rodríguez de promover este tipo de acciones para así evitar las protestas populares en Libertador.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, explicó que estos colectivos propagan el terror en las parroquias de la capital, en especial las zonas populares donde imponen la ley de la violencia, todo esto bajo la protección de un carnet del PSUV. “La gran mayoría de estos delincuentes son funcionarios de la Alcaldía de Libertador plenamente identificados, muchas de las agresiones que cometen las hacen bajo la mirada permisiva de los cuerpos de seguridad del estado. En mi caso fui golpeado hace dos meses en plena Plaza Bolívar frente a funcionarios de la Policía Nacional”, informó.

Rojas expresó su solidaridad con José Quintero, dirigente popular de Catia, quien fue salvajemente agredido por colectivos, cuando este se retiraba a su casa luego de asistir a la toma de Venezuela convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). “Esto cobardes lo atacaron dejándole varios morados en la cara, pudieron haberlo matado y para colmo este tipo de acciones quedan impunes. La Fiscalía conoce quienes son estos malandros y no hace nada, siendo otra expresión de la impunidad que reina en el país”.

El luchador social responsabilizó a Jorge Rodríguez de ordenar a estos colectivos que agredan a luchadores populares que disienten del Gobierno, para así generar miedo en la población y evitar que se propaguen protestas. “Lo ocurrido con la toma violenta de la Asamblea Nacional por parte de estos sujetos, y la luego presencia del alcalde de Libertador dirigiéndolos demuestra su influencia en ellos. Son sus empleados y acciones reflejan que la instrucción es que aplaquen la protesta popular agrediendo a dirigentes de base”, indicó.

Recalcó que tanto Nicolás Maduro como a nivel municipal Jorge Rodríguez son la mejor expresión del fascismo en Venezuela, ya que usan a estar hordas como fuerzas de choque para evitar la libre expresión del pueblo que clama su salida del poder. “Nos tienen pasando hambre y muchos incluso comiendo de la basura, estas agresiones no van a detener algo que se está volviendo inevitable el cual es un posible estallido social de un pueblo enardecido contra un Estado ineficiente”.

La Alemania nazi vive su renacimientos en los colectivos del PSUV

Por su parte Jorge Camperos, dirigente comunitario de Altagracia, calificó como atroz la agresión contra José Quintero y aseveró un paralelismo entre estos hechos y los ocurridos durante la Alemania nazi donde las camisas pardas con toda displicencia golpeaban y asesinaban a toda persona que disintiera del régimen. “Los colectivos del PSUV son un renacimiento a lo vivido en el Tercer Reich, en las comunidades más populares de Caracas las casas y negocios son marcados y amenazados si protestan contra el Gobierno de Maduro. En Venezuela ser disidente del oficialismo es casi estar en peligro de muerte por culpa de estos colectivos con chapa”, sentenció.

Información de nota de prensa.