Algunos estudios, específicamente los de la Universidad de Pennsylvania, sugieren que la cena debe ser tres horas antes de meternos a la cama; claro, si nuestro objetivo es bajar esos kilos de más.

Sin embargo, ante el reclamo de nuestro estómago a media noche, la gran mayoría decidimos visitar el refrigerador. Y si bien los remordimientos llegarán después de este desliz nocturno. No hay por qué sentir culpa, ya que hay alimentos que sí podemos comer en la noche.

1.- Quesadilla de queso panela

¡Delicioso y cierto! Un estudio realizado por la National Library of Medicine National Institutes of Health ha revelado que las calorías aportadas por proteínas (queso, carne, pollo, huevo…) no solo controla el apetito, también estimula el metabolismo y la recuperación del cuerpo después de una rutina física intensa.

2.- Plato de cereal y leche deslactosada

El sueño es el único momento que ocupa el cuerpo para “repararse”, por lo que requiere energía. La ingesta de proteínas, antes de dormir, ayuda a mantener el flujo constante de sangre lo que contribuye a reconstruir tejidos musculares, células y claro, quemar grasa.

3.- Vaso de leche

Está entre las cenas más efectivas, y no porque nuestra madre nos la daba de niños, sino porque tiene triptófano y aminoácidos, que promueven la producción de serotonina (hormona del sueño).

Otros alimentos que podemos ingerir antes de acostarnos son el jamón de pavo, pescado natural o una ensalada con trozos de queso. ¡Solo está que escojamos, de estos, lo que más nos guste!

Comentarios