Durante en el evento “La Venezuela Emprendedora” realizado en la Universidad Metropolitana (Unimet), directivos de la Asociación de Trabajadores Emprendedores y Microempresario (Atraem) conversaron con diputados a la Asamblea Nacional (AN),  expresándoles la importancia de una agenda legislativa centrada en las personas que pertenecen al mundo de la economía privada popular.

Alí Poveda, directivo de Atraem, destacó que la punta de lanza de este plan es el anteproyecto de Ley para la Dignificación Trabajadores No Dependientes, el cual ya fue entregado a la AN y tiene como objetivo facilitar en tránsito de estos hombres de la informalidad de la economía a la formalidad. “El primer eje temático es dignificar a los llamados cuenta propia, que con su propio dinero han decidido iniciar un negocio, también se busca fortalecer la personalidad jurídica de sus emprendimientos a través de asociaciones y sindicatos para así poder negociar con el Estado mejores condiciones laborales”, dijo.

Poveda indicó que esta legislación dará las herramientas a los trabajadores no dependientes de poder tener acceso a apoyo crediticio, flexibilizando las garantías por parte de los bancos algo que está ya ocurriendo en la actualidad. “También queremos destacar la necesidad de la creación de un instituto para el emprendimiento o que sea parte del Inces, nuestra meta es sembrar el país de emprendimientos, siguiendo el ejemplo de naciones como Italia donde el 30% de la mano de obra esta empleada en este tipo de negocios”.

Propuso que parte del Impuesto al Valor Agregado (IVA) se quede en las regiones y municipios, y pueda ser destinado al fortalecimiento de emprendimientos, ya que este sector en los actuales momentos es el mayor empleador en Venezuela. “Encuestas reflejan que el 53,6% de los empleados se encuentran por cuenta propia, siento esto totalmente explicable con la cantidad de empresas que han desaparecido y la contracción de nuestra economía”.

Concluyó que los emprendedores son y serán vitales para la reactivación de la economía venezolana, llegando al caso extremo que buena parte de los productos que consume la ciudadanía ante la grave escasez provienen de los trabajadores no dependientes. “El maíz pilado artesanal es un ejemplo claro, incluso una mejor propuesta que las bolsas de los Clap, que ya son bachaqueadas a altos precios, es que los propios cuenta propia sean un nuevo mecanismo de distribución de alimentos a precios justos”, acotó.

Comentarios