Por la Dra. @klarasenior

¿Ya comenzaste a cumplir tus resoluciones de fin de año?

Si sientes que tus pantalones favoritos te quedan apretados, que en las fotos sales con la cara digamos “más redonda” y notas más grasa alrededor de tu cuello o aparición de la tan temida “papada”, asume de una vez que no es culpa de la secadora ni del ángulo de la foto.

Estadísticamente el 35% de la población mundial experimenta un aumento de peso de leve a moderado durante los primeros meses de un nuevo año.

Esta no es una estadística fortuita, las comilonas de fin de año son como las deudas de tarjeta de crédito, es decir: te lo comes TODO en diciembre y todavía estarás pagando las consecuencias de tus excesos en abril, si no le pones freno al desenfreno navideño desde ¡YA! y comienzas a tomar acción para así cumplir esta vez tu resolución de cada año de “perder peso”.

El primer paso para ponernos en cintura es la toma de conciencia, asumir que estamos pasaditas(os) de peso y que dependerá solo de nosotros dejar de estarlo.

No se trata de pasar hambre, ¡Nada de eso! ni de someterte infructuosamente a la dieta de la piña con lechuga y atún. Se trata de adoptar desde hoy y para siempre un estilo de vida sano, conciente y equilibrado que incluya los tres grupos de alimentos de los que siempre les hablo (proteínas, carbohidratos y grasas), evitar las frituras, el azucar de mesa y el exceso de sal.

No todo el mundo nació para ser ultra delgado o “fit”, pero sin duda alguna estoy segura podremos juntos “develar” una versión más ligera y atlética de ti misma(o).

Para comenzar, aquí te dejo unos consejitos que te harán el camino más fácil:

  1. Ponte expectativas fáciles de cumplir. Así como no engordaste de un día para otro, no rebajarás de la noche a la mañana.
    2. Olvídate de pasar hambre. De hecho, comer tres comidas principales balanceadas más dos meriendas saludables evitan la ansiedad y aceleran el metabolismo.
    3. Toma agua. 6 a 8 vasos de agua es lo normalmente recomendado. El agua depurará tu cuerpo de toxinas y te hará sentir saciedad.
    4. Incluye en tu alimentación semillas y fibra dietética como linaza, semillas de calabaza y afrecho. Mejoranrán tu digestión y te llenarás más rápido.
    5. NUNCA te saltes el desayuno. Solo lograrás desacelerar el metabolismo y desatar un hambre descontrolada a lo largo del día.
    6. Modera los productos lácteos y selecciona su versión descremada.
    7. Consume frutas de bajo índice glicemico (frutos rojos, manzanas, melon, kiwi) para que no se dispare tu insulina y controles el azucar si sufres de sindrome metabólico o de diabetes.
    8. Aumenta tu consumo de proteínas magras y proteínas de origen vegetal como los guisantes, las lentejas y la quinoa.
    9. De nada sirve que comas ensaladas si las saturas con salsas y aderezos. Condimenta tus ensaladas con un poco de aceite de oliva (una cucharadita… no chorros de aceite), limón, vinagre balsamico o de manzana o yogurt con hierbas.
    10. Aumenta tu gasto calórico realizando ejercicios al menos tres veces a la semana. Si mucho trabajo entonces aprovecha las escaleras en vez del ascensor y haz tus diligencias a pie.
    11. Procura dormir al menos 8 horas. Durante el sueño profundo y reparador segregamos melatonina y hormona de crecimiento que favorecen la pérdida de peso.

Si tu aumento de peso es de larga data, recuerda que así como no engordaste de la noche a la mañana tampoco podrás rebajar de un día para el otro.

Tómatelo con calma pero con mucha determinación.

¡Asume tu reto y disfruta los resultados!

Acerca de la Dra. Klara Senior
Vocera de la belleza saludable. Especialista en medicina estética y antienvejecimiento. Experta en manejo de sobrepeso y obesidad. Health Coach (Asesora de Salud). Escritora de El Reto de las 6 Semanas, un extraordinario libro publicado por la famosa editorial Penguin Random House (prólogo: Pedro Penzini López – @ppenzini), disponible en Colombia en formato físico y a través de Amazon en formato digital para todos los países en este link.

Comentarios