La empresa española zero2infinity con sede en Cataluña y centro operativo en Córdoba, ha presentado en Madrid Bloostar, un sistema pionero en el mundo para poner en órbita micro y nanosatélites usando rockoons (rocket + balloon o cohete + globo) que combinan una primera etapa de ascensión en globo hasta una altura de 20 Km, junto con una segunda etapa en la que se usa un sistemas de tres fases basado en cohetes convencionales para llevar los satélites a su órbita final a 600 Km de altitud.

Bloostar ya había presentado su idea el pasado 15 de octubre en el marco del congreso IAC2015 junto con otras empresas que ven una oportunidad en este área. El número de lanzamientos de este tipo de satélites con un peso inferior a 100Kg se incrementó un 72% en 2014 respecto al año anterior, y se prevé que para 2020 se habrán puesto en órbita alrededor de 2.000 micro y nano satélites. Actualmente se llevan al espacio como carga secundaria de los lanzamientos de los satélites convencionales, pero no es una solución óptima ni logísticamente ni económicamente.

La idea no es nueva, pero ahora es viable

Durante la presentación, José Mariano López de Urdiales, CEO de zero2infinity puso en contexto el uso de globos para llevar objetos al espacio. No es una idea nueva, y ya en 1957 se realizaron experimentos en esta dirección, como el proyecto ‘Operación Farside’ que usaba un globo para llevar a 30.000 metros de altitud un cohete de 4 etapas. De todos modos, hasta ahora los satélites eran demasiado pesados como para usar globos como alternativa a los cohetes tradicionales.

La miniaturización tecnológica, sin embargo, ha hecho posible concentrar los sistemas mecánicos y electrónicos reduciendo sus dimensiones y peso hasta límites en los que ya es viable el uso de un globo como sistema para llevar la plataforma de puesta en órbita de los satélites hasta una altitud de 20 Km, y de paso saltarse nada menos que el 99% del peso de la atmósfera. El eslogan de zero2infinity es precisamente ese ‘The Shortcut to Orbit’ (El atajo hasta la órbita).

El procedimiento para llevar los satélites hasta el espacio consta de varias fases. En primer lugar, se suelta el rockoon desde tierra o mar, dejando que el globo cumpla con su cometido para llevar el sistema de propulsión de tres fases y el satélite (o los satélites si se trata de un lanzamiento múltiple) hasta una altura de 20 Km. La ascensión dura 90 minutos. Posteriormente, se separa el globo del cohete y se inicia el proceso de puesta en órbita propiamente dicho.

Los cohetes de la primera fase se encargan de llegar hasta los 250 Km de altitud en un trayecto que dura apenas tres minutos. Tras la separación, la segunda fase alcanza los 530 Km de altitud tras unos cuatro minutos, y la tercera fase es la que se encarga de llevar el satélite hasta la órbita SSO (sun-synchronous orbit u órbita sincrónica al sol) a 600 Km de altura.

Y todo esto, ¿para qué?

El boom de los micro/nano satélites está en sintonía con la democratización de la industria aeroespacial. China presentó su primer avión comercial hace unos días, con precios que prometen revolucionar la industria de la aviación. Y también ha llegado el momento de hacer que se abra el espectro de fabricantes de satélites. De hecho, ya es relativamente fácil construirlos, en garajes o en las aulas de las universidades. Lo caro es ponerlos en órbita, y eso es lo que van a cambiar empresas como Bloostar.

Las aplicaciones potenciales para los miles de micro/nano satélites que se lanzarán de aquí a 2020 según las previsiones de los analistas, pasan por proporcionar conectividad universal, o mejorar las previsiones meteorológicas, o mejorar la observación de la Tierra con cartografías actualizadas diariamente. Tampoco se descartan los usos militares. Los departamentos de defensa son un cliente más para zero2infinity.

Precisamente sobre este punto preguntamos a Michael López-Alegría. Sobre qué tecnología o servicio le gustaría ver funcionando en el espacio gracias a Bloomstar: “Es una pregunta complicada. No es algo nuevo, pero pienso que la idea de dar acceso a las comunicaciones a todo el mundo es importante. No para vender cosas en Amazon, sino para que todo el mundo pueda aprender de las cosas que funcionan y de las que no funcionan. Te pondre un ejemplo: lo que ha pasado en Rusia en los años 80, fue consecuencia de la incipiente globalización de entonces. La gente se pudo dar cuenta de lo que estaba pasando al otro lado de la frontera y sucedieron cambios. Con una conectividad universal podremos eliminar los sistemas de gobierno que no funcionan, la corrupción… que ahora funcionan porque la gente ignora que existen y no los entiende.”

La empresa zero2infinity también trabaja en un proyecto (Bloon) en el que se usan globos para llevar gente al espacio, pero en vez de volver en paracaídas como hizo Felix Baumgartner, el plan de zero2infinity es hacer que los pasajeros aterricen cómodamente en la cápsula espacial tras dar un paseo por la estratosfera.