América logró eliminar el tétanos materno y neonatal, que causaba la muerte de más de 10.000 recién nacidos al año en la región. Así lo dio a conocer la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y llamó a los países a mantener la vacunación generalizada.

GDA

“Este año se declaró la eliminación de la enfermedad en Haití, lo que permitió alcanzar la meta regional”, dijo el organismo en un comunicado.

El tétanos neonatal se produce cuando el recién nacido se infecta con la bacteria ‘C. tetani’, usualmente por falta de esterilización al cortarse el cordón umbilical.

Para prevenirlo, además de cumplir prácticas higiénicas durante el parto y después, las embarazadas deben recibir la vacuna antitetánica, cuya aplicación generalizada comenzó en el continente americano en los 70.

“La eliminación del tétanos materno y neonatal constituye otra prueba de que las vacunas funcionan”, dijo Carissa Etienne, directora de la OPS, en un comunicado.

El tétanos materno y neonatal es la sexta enfermedad prevenible mediante vacunación que se elimina en la región, tras la erradicación de la viruela en 1971, la poliomielitis en 1994, la rubéola y el síndrome de la rubéola congénita en el 2015, y el sarampión en el 2016, agregó el texto.

La OPS aclaró que el tétanos no puede erradicarse plenamente porque la bacteria que lo causa está presente en todo el ambiente, tanto en el suelo como en las heces de muchos animales.

“A diferencia de otras enfermedades prevenibles mediante vacunación, el tétanos materno y neonatal se considera eliminado cuando la tasa anual es de menos de un caso por 1.000 nacidos vivos a nivel distrital”, explicó.

Según la OPS, 43 países han eliminado el tétanos materno y neonatal entre el 2000 y junio del 2017. En el mundo hay 16 países que todavía no han eliminado la enfermedad.

Por eso, el organismo alentó “a todos los países de la región a intensificar sus esfuerzos para mantener en 95% la cobertura de la vacunación materna contra el tétanos, acorde con lo recomendado”.