El gobierno de Estados Unidos anunció este miércoles sanciones para otros ocho funcionarios venezolanos por estar relacionados con el fraude de la asamblea nacional constituyente (ANC).

El Departamento del Tesoro en su página web informó que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés) agregó a más funcionarios a la lista que trae como consecuencia la congelación de sus activos en Estados Unidos, la prohibición de estadounidenses de hacer negocios con los sancionados, además de no poder entrar en territorio estadounidenses.

Entre los sancionados se encuentra el hermano del fallecido presidente Hugo Chávez, Adán Chávez. En la lista también se encuentran los constituyentistas Francisco Ameliach, Érika Farías, Hermánn Escarrá, Darío Vivas y Carmen Meléndez, el coronel de la Guardia Nacional Bolivariana, Bladimir Lugo, y la rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE) Tania D’ Amelio.

Los seis primeros sancionados, de acuerdo con el Departamento del Tesoro, han jugado un “rol significativo en la organización y creación de la asamblea constituyente, a través de dos cuerpos, la comisión presidencial para la asamblea constituyente y el Comando Zamora 200”.

D’ Amelio fue sancionada por promover la ANC y además porque podría ser una de las rectoras del CNE involucradas en el fraude constituyente, de acuerdo con una investigación del Ministerio Público venezolano.

Bladimir Lugo fue colocado en la lista por estar involucrado en agresiones contra diputados de la Asamblea Nacional, entre estos  un ataque a Julio Borges, presidente del Parlamento.

Con estas nuevas sanciones, ya son 32 los funcionarios venezolanos que han sido sancionados por el gobierno de Estados Unidos desde febrero de 2017.

El pasado 31 de julio el gobierno estadounidense impuso sanciones económicas y jurídicas directas al presidente Nicolás Maduro. La medida fue anunciada un día después de la elección de la fraudulenta asamblea nacional constituyente y en respuesta a la “ruptura del hilo constitucional” en Venezuela.

Fuente: El Nacional

Comentarios