“Venezuela está a las puertas de un proceso de racionamiento eléctrico mucho más severo, luego de que la sequía y la falta de previsión han llevado el nivel de agua de la principal represa hidroeléctrica del país hasta un punto alarmantemente bajo”, con esta cita inicia un amplio reportaje el El Nuevo Herald sobre la crisis eléctrica en el país. En la investigación, realizada por Antonio María Delgado, algunos expertos dijeron que el nivel de agua en la crucial represa de El Guri está descendiendo aceleradamente a un ritmo de 15 centímetros diarios, ubicándose actualmente en solo 3.5 metros por encima de la cota crítica de 244 metros sobre el nivel del mar. “A ese ritmo, las autoridades no tendrán más opción que paralizar por lapsos de tiempo algunas de las turbinas de generación eléctrica en cuestión de 25 días. La represa Simón Bolívar, ubicada en Guri, estado Bolívar, genera cerca del 70 por ciento de la energía eléctrica que se consume en el país”. Ante esto el ingeniero eléctrico José Manuel Aller Castro, advierte que “quedan pocos días de agua al nivel de gasto que están utilizando a ahora”. “El límite [de 244 metros] es teórico y ellos podrían permitir que el nivel baje un poco más de eso. Pero es evidente que en la medida que baje el nivel, no van a poder seguir sosteniendo las operaciones y van a tener que empezar un drástico plan de racionamiento si no llegan las lluvias”, explicó al diario Aller Castro. Coinciden en que la aplicación de ese programa de racionamiento podría triplicar las actuales interrupciones en el servicio eléctrico, “llevándolas de dos a seis horas diarias en algunas ciudades, ya que la generación eléctrica del país quedaría reducida a cerca de 10,000 megavatios”. Eso sería algo menos de dos tercios del actual nivel de consumo en el país, de 15,500 megavatios, según las cifras anunciadas el lunes por el Ministro para la Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez. Para seguir leyendo haga click en: El Nuevo Herald

Comentarios