El Gobierno venezolano elevó este miércoles la segunda fase del Plan Zamora y anunció el traslado de más de 2.000 militares y 600 tropas de operaciones especiales al estado Táchira, donde desde el pasado lunes -luego de la muerte de dos personas- se han registrado disturbios y saqueos liderados por grupos paramilitares armados.

En alocución por el canal del Estado, VTV, el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López, aseveró que la oposición “no caotizará” al país.

“No se equivoquen porque ya estamos cansados de ver sangre en las calles”, la advertencia de Padrino López a la oposición.

Pese a sus anuncios, el funcionario pidió a los venezolanos “permanecer serenos” y aclaró que los efectivos militares no accionan sus fusiles, pistolas ni ametralladoras.

Las declaraciones de Padrino López se dan minutos después que el líder opositor y gobernador de Miranda, Henrique Capriles, denunciara el inicio de una nueva fase del Plan Zamora con la que se equiparía a los colectivos oficialistas y se comprarían más armas.

 

 

Comentarios