La crisis humanitaria que afronta Venezuela no ha cesado. El día a día de las personas  transcurre en transitar de “farmacia en farmacia” para poder conseguir los medicamentos que necesitan.

Uno de los grupos que se ha visto afectado por la falta de insumos en Venezuela son las mujeres con cáncer de mama, quienes a pesar de realizarse una intervención quirúrgica, no pueden culminar el ciclo de tratamiento post operatorio porque no disponen de las medicinas.

Víctor Acosta Marín, cirujano mastólogo y presidente del Centro Clínico de Estereotaxia (Ceclines), aseguró que, de no realizar el tratamiento post operatorio, la patología podría reincidir y los riesgos serían mortales “Hoy en día es más frecuente que las pacientes no puedan culminar el tratamiento porque no consiguen las medicinas. Lamentablemente, no hay medicamentos sustitutos para el cáncer de mama”, aseguró el especialista.

A su juicio, la escasez se extiende también a los servicios de quimioterapia, radioterapia y anatomía patológica.

Señaló que hay un aumento en el número de mujeres diagnosticadas, lo que significa que las pacientes se han sumado a la detección temprana de la enfermedad, pero a diferencia de otros países, en Venezuela la tasa de mortalidad ha crecido

“La mujer está más conscientes de que debe chequearse de manera temprana, además de hacer regularmente su mamografía”, dijo Acosta a El Nacional Web.

El auto examen no es suficiente

Para las mujeres, realizarse un auto examen mamario de manera mensual podría ayudar a la detección de posibles lesiones; sin embargo, esto no es suficiente.

Acosta Marín aclaró que la enfermedad podría no presentar síntomas evidentes. Para esto, recomendó  realizarse una mamografía.

“La idea es diagnosticar lesiones antes de que no puedan ser palpables y la forma de hacerlo es mediante la mamografía. Este es el único método que ha logrado disminuir la mortalidad del cáncer de mama en mujeres en el mundo”, manifestó.

La Sociedad Venezolana de Mastología y Ceclines aconsejaron a las mujeres realizarse la mamografía a partir de los 35 años de edad.

“No todo hallazgo durante el auto examen significa cáncer. Por esta razón es importante acudir a un especialista”, aseveró Acosta Marín.

“No me importa cómo me veo, yo quiero estar viva”

Martha Cifuentes es una sobreviviente de esta enfermedad.  En 2013, cuando tenía 24 años, fue diagnosticada con un tumor poco frecuente llamado fibrohistiocitoma maligno, un tipo de sarcoma “muy” agresivo.

La paciente se practicaba el autoexamen mamario de manera regular, ya que había dos antecedentes de cáncer de mama en su familia. Durante una de las evaluaciones sintió una “pelotica extraña” y decidió dirigirse a sus médicos para descartar algún tipo de enfermedad. Por varios meses, le aseguraron que por ser joven no tenía motivos para preocuparse.

Después de dos semanas, la joven recibió los resultados de la biopsia. Estos indicaron que debía ser operada de urgencia, un tumor maligno en su mama izquierda.

“No me importa cómo me veo, yo quiero estar viva”, dijo Martha Cifuentes quien viajó a Caracas por recomendación de sus médicos para realizar exámenes y descartar metástasis.

El 26 de noviembre de ese año, 15 días después de que le hicieran la biopsia, le realizaron la mastectomía radical en el seno izquierdo

“Caminar duele, hablar duele, respirar duele”

A pesar del dolor que sentía, Cifuentes se incorporaba para recibir a sus sobrinos, a quienes nombró como protagonistas de su recuperación.

La sobreviviente de cáncer enfatizó que en esos casos se debe ser sincero y transparente con los niños, ya que ellos tienen la capacidad de entender todo, y mencionó que, en su caso, ellos ayudaron favorablemente en su evolución.

Cifuentes, ingeniero de profesión, confesó que lo más difícil de toda su lucha ha sido la reincorporación a su rutina. Dijo tener el trabajo de sus sueños y agradeció a su familia y amigos todo el apoyo.

La sobreviviente comentó sentirse “mucho más saludable” que antes de la primera operación.

Después de pasar por varios doctores que aseguraban que se encontraba sana y que estaba inventando enfermedades, otra de las cosas que le dio satisfacción a Martha y por lo que está muy agradecida es haber encontrado el apoyo y la confianza de su doctor, quien minutos antes de la operación le dijo que la cuidaría como si fuera su hija.

Comentarios