Vecinos de la Candelaria, carretera vieja de La Guaira, Sarría y Simón Rodríguez denunciaron que miembros de los consejos comunales les exigen sacarse el carnet de la patria para tener acceso a la compra de las cajas y bolsas distribuidas por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción.

Los dirigentes comunales les informaron también que quien no posea el carnet deberá tramitarlo obligatoriamente. “El único documento válido en Venezuela es la cédula de identidad, no un carnet de un partido político. Ahora también quieren que les jalemos por la comida”, expresó indignada un ama de casa de un edificio en la parroquia San José que solicitó no mencionar su nombre.

En una torre de un conjunto residencial en la Candelaria, otro vecino, que también pidió que se reservara su identidad, contó que la encargada de los CLAP “quiso justificar la noticia al indicar que dentro de un nuevo censo había que sacarse el carnet de la patria, que se había creado para facilitar la ayuda social al pueblo. Sin embargo, los vecinos sabemos que esa es una forma de mantenernos sometidos”.

Una señora de un barrio en la carretera vieja Caracas-La Guaira refirió que con la medida “ponen a la gente a escoger entre ser leal al PSUV o no recibir alimentos necesarios para los hijos pequeños como la leche en polvo que no se consigue en el abasto y el precio bachaqueado es impagable”.

Afectados de Sarría y Simón Rodríguez recordaron que el 30 de julio pasado, mientras captaban los votos para la asamblea nacional constituyente, integrantes de los consejos comunales y representantes de los CLAP reclamaron a los residentes de los bloques y de los barrios no haberse sacado el carnet de la patria.

“Nos dijeron que a partir de ahora ese sería el requisito exigido para comprar las bolsas de comida y el pan; además, también habría que presentarlo para las solicitudes de las pensiones y las otras ayudas de las misiones del gobierno”, resaltó una residente de la tercera edad en Simón Rodríguez.

Otro señor señaló: “Cuando me inscribí en el censo para comprar los CLAP nunca me preguntaron mi militancia política. Ahora me discriminan y me niegan el derecho a la alimentación”.

El 3 de abril de 2016, el presidente Nicolás Maduro anunció la creación de los CLAP para la distribución de alimentos. En la campaña electoral de la constituyente, los comités formaron parte de la maquinaria 4×4 del PSUV para captar votos y llevar a los centros de votación a quienes compran las cajas y bolsas de comida.

Fuentes del sector sindical advirtieron que la provisión de alimentos les fue negada a trabajadores del sector público, fundamentalmente del Magisterio, que se abstuvieron el 30J. También  los jefes y supervisores agudizan la presión al personal para que saquen el carnet de la patria, pues de no hacerlo, anuncian, habrá sanciones.