Para la socióloga Evangelina García Prince, la principal tarea que tendrá la nueva directiva de la Asamblea Nacional (AN), que se juramentará el próximo 5 de de enero, es la creación de una nueva Constituyente, esto con la finalidad de acabar con “la crisis de ingobernabilidad” que existe en el país.

Fuente: Globovisión

“Se necesita que la AN cree una comisión ad hoc que vaya preparando una nueva Constituyente que genere una nueva forma (…) La salida electoral es legal y es legítima, pero si las comparamos con las intenciones del Gobierno, lo veo como muy ensombrecido para ser realidad porque hasta las elecciones más cercanas las han retrasado”, destacó.

El exhorto fue hecho por la socióloga durante el programa Con Todo y Penzini, donde indicó que “la Constitución del año 1999 necesita ajustes y la realidad lo está demostrando”.

La elaboración de una Constituyente permitiría reinstitucionalizar todo el Estado venezolano, pero requiere de un tiempo largo y engorroso.

“Infortunadamente la AN se ha caracterizada por tener una asamblea legislativa, es necesario una Asamblea parlamentaria y que su zona de influencia sea más allá del lugar donde se elaboran las leyes”, resaltó.

Oposición no debería continuar en diálogo

Para la socióloga Evangelina García Prince, “sería un gran error” que la oposición continúe en la mesa de diálogo, pues a su juicio no están las condiciones para tal fin.

“Sería un gran error continuar con esta farsa, eso no es tal diálogo, no están planteada las condiciones y no hay una agenda compartida”, expresó García Prince.

La socióloga mencionó que el primer error que cometió la oposición fue permitir que en el inicio del diálogo estuviera presente el presidente de la República, Nicolás Maduro, y la segunda falla, es que a su juicio, los mediadores estaban parcializados

“Espero que esto le haya dejado una reflexión a la oposición respecto a la preparación que hay que tener antes de afrontar un proceso de diálogo”, resaltó.

Resaltó que el primer elemento que se requiere para un diálogo es el elemento agenda, y colocó como ejemplo el diálogo entre la guerrilla de Colombia y el Gobierno de Juan Manuel Santos, el cual duró años.

“Las implicaciones que conllevan un proceso de diálogo son numerosas para que se asegure que el diálogo sea objetivo (…) El diálogo es una opción que está planteada en el presente y tiene plena vigencia, pero objeto la forma improvisada”, reiteró.

Comentó que la oposición tiene que plantearse como una oposición coherente, “los conflictos internos son tan palpables (…) La oposición tiene que ser coherente e inclusiva, y que se presente en una mesa de diálogo con carácter técnico, metodológico y político”.

En este contexto, aseveró que lo que ocurrió con la asistencia de la oposición a la mesa de diálogo fue una aventura. “Lo que ocurrió fue algo sumamente aventurada sin ninguna experticia”, sentenció.

Vea la entrevista: