El diputado disidente del oficialismo, Germán Ferrer, esposo de la destituida fiscal Luisa Ortega, negó este miércoles “categóricamente” que la firma que figura en documentos presentados por la Fiscalía para incriminarle en una supuesta trama de extorsión, sea la suya, y pidió que se compare con su rúbrica para demostrarlo.

Qué indignación. Mostrando firmas que no he hecho de documentos que no resisten la más mínima prueba. Reto a que comparen lo que él presenta con una firma original mía para desenmascararlo por inmoral”, dijo Ferrer al medio local Punto de Corte, en alusión a la supuesta rúbrica enseñada hoy por el fiscal designado por la ANC, Tarek William Saab.

Saab presentó ante los medios “documentos originales” que probarían que Ferrer y altos cargos de la Fiscalía durante el mandato de su esposa -que fue titular del Ministerio Público desde 2007 hasta su reciente cese- abrieron cuentas en las Bahamas para ingresar los “millones de dólares” que recibían de la extorsión.

Ferrer es parlamentario del Bloque Parlamentario Socialista, un grupo de diputados chavistas escindido recientemente del bloque oficialista por disconformidad con el rumbo tomado por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

TSJ ORDENÓ DETENCIÓN

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó la noche de este miércoles 16 de agosto la detención del diputado Germán Ferrer, esposo de la ex fiscal general Luisa Ortega, al que el Ministerio Público acusa de formar parte de una trama que habría utilizado la Fiscalía para lucrarse mediante la extorsión.

El TSJ establece que Ferrer no tiene derecho al antejuicio de mérito que debe preceder la apertura de procesos a altos cargos al tratarse de un caso de “delitos en flagrancia“, lo que permite a la justicia saltarse este paso para evaluar si existen motivos para enjuiciar a estas figuras públicas.