El inicio de este año 2017 se ha destacado por el aumento de las protestas sociales teniendo como tema principal la grave escasez de alimentos que tiene a miles de venezolanos incluso comiendo de la basura. Las manifestaciones han causado gran malestar al Gobierno de Nicolás Maduro que ha buscado diferentes vías para frenarlas. Una muestra ha sido la reactivación de juicios como el del caso del periodista Carlos Julio Rojas quien junto a 5 jóvenes más serán juzgados por el delito de instigación a delinquir.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, afirmó que el Presidente Nicolás Maduro le tiene terror a las miles de protestas por hambre y por eso usa diferente recursos para frenarlas, siendo la apertura de procesos judiciales uno de los más comunes. “En mi caso el Tribunal 36 de Control a cargo de la juez Elsa Aragoza decidió pasarme a juicio junto a otros jóvenes, acusándonos del delito de instigación a delinquir. Cuando lo único que hicimos fue en enero de 2015 levantar nuestra voz de protesta ante el hambre que comenzaba a sufrir el pueblo venezolano”, dijo.

Rojas se preguntó si está siendo juzgado por ser un luchador social combativo que denuncia sin miedo el sufrimiento del pueblo o si es por ejercer el periodismo informando a la ciudadanía. “El día en que fui detenido en el Bicentenario de San Bernardino hace más de dos años estaba en mi rol de comunicador social haciendo cobertura de las largas colas en diferentes supermercados de Caracas para una televisora digital y dos instituciones que tratan el tema económico en las cuales soy jefe de prensa. Aquí al parecer para Maduro ser periodista y dirigente popular es igual a criminal”.

El comunicador social recordó que al ser detenido aquel sábado 10 de enero de 2015 fue apuntado en el pecho con una pistola por un funcionario de la Guardia Nacional quien le gritó “Maldito periodista si corres te mato”, algo que en su opinión refleja como cotidianamente son violados los derechos humanos en Venezuela. “Yo solo esgrimía mi carnet de prensa en mi defensa, también es digno de resaltar que 20 minutos después de estar preso en la Comandancia de la GNB llegó el ministro Ernesto Villegas para cerciorase de mi detención. Al parecer el colega se olvidó que informar no es delito”, acotó.

Detalló que el objetivo de estas acciones judiciales es crear miedo en la población para que no salga a protestar ante la humillante realidad que se vive en el país, donde se deben hacer colas de hasta 8 horas para comprar un poco de pan así no acostarse con el estómago vacío. “Aunque se nos habrá juicios que nos pongan a las puertas de una cárcel o seamos atacados por colectivos no lograrán detener a los millones de venezolanos humildes que todos los días protestan porque se mueren de hambre o son asesinados por el hampa”.

cjaudicienciajpg

La fiscalía actuó como una militante más del PSUV

Carlos Calderón, abogado defensor, explicó que a dos años de los hechos y luego de seis audiencias diferidas el Tribunal 36 de Control presidido por la juez Elsa Aragoza ordenó pasar a juicio a Carlos Julio Rojas y cinco jóvenes más por el delito de instigación a delinquir. “Aquí no hay argumentos válidos para juzgarlos ya que las supuesta pruebas son un burdo montaje, con un informe policial manipulado por la Guardia Nacional y testigos no identificados. Quiero denunciar la lamentable actuación de Aracelis Navas, fiscal 151 de control quien ejerció sin ninguna ética y equilibrio, pareciendo una militante más del PSUV”, sentenció.

Informó que a pesar de este escenario adversó la defensa logró que se retirara la acusación de resistencia a la autoridad y quedan en libertad bajo presentación cada 60 días. “Esta realidad la consideramos injusta y pelearemos hasta al final para darles la libertad plena a Christian Juárez, Carlos Julio Rojas, Carlos Alberto Contreras, Manuel Alejandro García, Raúl Quintero y Luis Dos Santos, quienes para nosotros no son unos delincuentes sino héroes”.

Información de nota de prensa.

Comentarios