Google busca la excelencia en todos sus productos al servicio del usuario y empresas, y para ello investiga en nuevas tecnologías capaces de mejorar la Inteligencia Artificial. Parte de sus últimas investigaciones están dirigidas a la tecnología del ‘deep learning’ que ya es capaz de dotar de un comportamiento más humano a muchos de sus servicios actuales. El próximo en beneficiarse será el famoso Traductor de Google.

Aplicaciones que usamos en nuestra vida diaria como Google Maps, Google Photos o el propio Gmail, ya se benefician del ‘deep learning’ (aprendizaje profundo) para dar vida a programas y servicios que sepan entender mejor las peticiones del usuario. El próximo servicio en beneficiarse de esta Inteligencia Artificial será el traductor de Google, aunque la versión actual de la aplicación para móviles ya lleva inyectado parte de ese nuevo ADN inteligente.

La aplicación del Traductor de Google para dispositivos móviles incluye la funcionalidad de traducir gracias a la cámara del dispositivo, ideal para aquellos viajes de turismo al extranjero que requieren el conocimiento de un idioma para entender los distintos carteles. Sin embargo, el resto del código del Traductor de Google, aquel enfocado sólo a la traducción de texto puro y duro, cuenta con una amalgama de tecnologías que, como resultado final, nos dan traducciones no del todo precisas.

En la reciente conferencia sobre Structure Data en San Francisco, el ejecutivo Jeff Dean del equipo Google Brain (encargado de potenciar el ‘deep learning’) ha confirmado que están codo a codo trabajando con el equipo del Traductor de Google para llevar esta tecnología basada en el aprendizaje profundo. Aunque no existe una definición precisa para el ‘deep learning’, sí que se le podría dibujar como un conjunto de métodos de aprendizaje automático basado en representaciones de datos.

La idea es implementar esta tecnología en este producto de Google con el objetivo principal de hacer traducciones de texto más precisas. Este cambio está más relacionado con una red neuronal virtual capaz de recordar las traducciones correctas para futuras consultas con dicha aplicación. Con ello el Traductor de Google aprendería de las traducciones corregidas para ofrecer cada vez un mayor resultado en su traducción.

Comentarios