El ministro para las Comunas, Aristóbulo Istúriz informó que los códigos de las panaderías serán reubicados para supervisar la distribución de harina, motivado a que según a su juicio existe una “desigualdad en la asignación de la materia prima” en los distintos establecimientos para la fabricación del pan.

“El Estado hace una inversión para comprar harina, que es procesada por molinos privados (…) la harina la trae el Estado, los dólares son del Estado, pero los molinos son privados y son los que distribuyen la harina, nosotros estamos ajustando eso”, afirmó.

Istúriz desestimó que el Gobierno haya eliminado alguna panadería de la capital, sino que por el contrario, se realizó una intervención pues durante las inspecciones se encontraron más de 89 de estos establecimientos de las 100 privadas que no les llega con regularidad la harina, producto de lo que calificó como “bachaqueo corporativo”.

“En el caso de la producción, Fedeagro puede decir lo que quiera, pero aquí a la gente le está llegando la harina”, agregó.

Fuente: Unión Radio