Por Alexis Aponte | @alexisaponte14

 

En una ya añeja canción titulada Pedro Navaja, magistralmente interpretada por Rubén Blades hay un coro que dice: “…la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…”.

Y éstas son más en socialismo, donde no se agota la capacidad de sorprender con decisiones, políticas y metamensajes los cuales estamos obligados a descifrar.

La introducción a esta columna es válida porque algo está sucediendo en el seno del gobierno, lo cual quedó demostrado en dos actos políticos cuya celebración evidenció un cambio en la base política fundamental de los mensajes. Uno de los eventos fue el bicentenario del nacimiento de Ezequiel Zamora celebrado el pasado miércoles 1 de febrero y el otro fue la celebración del 04 de febrero cuando se celebró los 25 años del alzamiento militar (1992) comandado por el extinto presidente Hugo Chávez.

La celebración del nacimiento de Zamora comenzó declarando día feriado a nivel nacional el día miércoles 01 de febrero, dando como excusa, el hecho de facilitarle a la gente la asistencia a los actos previstos y en concreto, al desfile de Los Próceres, y si así fuere, bien han podido declararlo feriado para la Gran Caracas.

Continuó con un acto a las 6:00 am en las adyacencias del Panteón Nacional, presidiendo los actos protocolares: el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López, el de Relaciones Interiores Justicia y Paz, Néstor Reverol; el viceministro de Política Interior y Seguridad Jurídica, Hanthony Rafael Coello; y el Alto Mando Militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Los honores militares incluyeron una ofrenda floral ante el sarcófago del Libertador Simón Bolívar.

Posteriormente a las 10:00 am se realizó en honor a Ezequiel Zamora un desfile cívico-militar en la avenida Los Próceres, con la presencia del presidente de la República, ministros de su gabinete y demás autoridades del gobierno. Desfile éste promocionado masivamente.

Para las 08:00 pm se anunció la transmisión en cadena nacional de la película “Zamora tierra y hombres libres”. Cómo se podrá ver toda una celebración nacional, con la participación de todos los poderes públicos e invitados especiales.

El otro evento de la semana (4-F), fue el día sábado cuando se celebró los 25 años del alzamiento militar (1992), punto de ruptura que nos ha conducido a este trance en el cual vivimos. Dicha fecha fue “recordada”, mediante un acto celebrado en el cuartel Páez de la ciudad de Maracay, una de las plazas de la cual partieron los sublevados y que por supuesto constituye un local cerrado.

Continuaron las celebraciones con un acto en el llamado Cuartel de la Montaña en la parroquia 23 de Enero, al cual asistieron soldados que participaron en el golpe, Diosdado Cabello quien presidió los actos, familiares del presidente fallecido y dirigentes oficialistas. Por cierto el mensaje del señor Cabello giró en torno a los que han abandonado el proyecto original y un llamado a la unidad de los que participaron en el levantamiento militar.

La celebración además también contó “…con talleres y conversatorios los cuales se extenderán hasta las 5 de la tarde”.

Cuando se interpreta el significado de los símbolos, la representación del protocolo y el mensaje de los actos políticos, uno infiere que en estos dos hechos, uno se sobrepuso al otro, el bicentenario del nacimiento de Zamora fue magnificado bien sea en forma deliberada porque en política todo es calculado, en detrimento del 4-F, el cual ha sido reducido en su expresión. ¿Por qué enaltecer la figura de Zamora, a quien mucha gente no recuerda, por encima del 4-F movimiento sobre el cual ha descansado por lo menos hasta hace tres (3) años el gobierno?

Una respuesta se puede encontrar en el desgaste del mensaje y la figura, en una recomposición de hombres y lo que representan en el proceso político que ya es evidente. Por cierto, en estos días hablando con un amigo que tuvo un papel preponderante en los hechos del 4-F, me comentó: “…en el gobierno manda la Liga Socialista…” (partido de extrema izquierda de gran actividad en los años 70-80). Si se analiza hombre a hombre los que forman parte del cogollo gubernamental, todos provienen de dicha agrupación. Chávez no era de la Liga…

La vida te da sorpresas… y las que faltan…

Comentarios