Por remodelaciones, los quirófanos del hospital infantil José Manuel de los Ríos permanecieron cerrados durante dos meses. Este martes, 3 de octubre, se reanudaron las operaciones. Sin embargo, el piso siete del centro de salud está lejos de operar a su máxima capacidad: de ocho quirófanos solo tres han sido remodelados en su totalidad y han sido entregados para la fecha. El resto aún no está listo para utilizarse.

Los pacientes de Neurocirugía “estrenaron” la sala de operaciones. El pasado martes solo pudieron hacerse dos operaciones de colocación de válvulas a niños con hidrocefalia.

Intervenciones quirúrgicas más complejas, como extracción de tumores, deben continuar a la espera debido a la falta de cupo en la unidad de cuidados intensivos del  hospital pediátrico. Al menos dos meses y medio tienen los pacientes esperando a que se libere una cama en la UCI.

Galenos del hospital indicaron a Efecto Cocuyo que pese a que tres quirófanos están terminados, solo uno puede utilizarse porque únicamente hay un anestesiólogo. Sin personal especializado en el suministro de anestesia, las demás salas de operaciones continuarían inoperativas.

La entrega de los quirófanos estaba prevista para agosto de este año. Sin embargo, las remodelaciones continuaron postergando la inauguración de las salas del piso siete del hospital pediátrico.

Ante el cierre de los quirófanos, médicos del hospital buscaron alternativas para tratar a los pacientes que requerían mayor urgencia. Algunos niños y adolescentes de Neurocirugía y de Nefrología fueron remitidos a los hospitales Universitario de Caracas, Pérez Carreño y Elías Toro para tratarse.

El pasado 21 de junio, el Ejecutivo aprobó los recursos para remodelar el hospital infantil y realizar medidas de mantenimiento en otros seis hospitales de la capital. Para las refacciones de la planta baja y los quirófanos del J.M. de los Ríos el presidente Nicolás Maduro aprobó 79.482 millones de bolívares.

Fuente: Efecto Cocuyo