Los expertos en materia económica y financiera, atribuyen la caída en el beneficio del banco de inversión de Wall Street a las dudas sobre la marcha de la economía global. Los 1.130 millones de dólares que obtuvo en el primer trimestre representan una disminución del 54% de sus ganancias al compararlas con el mismo período de 2015. El rendimiento del grupo financiero neoyorquino se vio afectado por el desplome en el negocio de renta fija.

Morgan Stanley es la entidad más afectada por las tensiones que a comienzos del año sufrieron los mercados de capitales por la incertidumbre creada por la moderación en el crecimiento de la economía china y la fuerte corrección en los precios de las materias primas desde el pasado verano. Los ingresos globales del banco cayeron a 7.790 millones de dólares, menos de lo esperado por los analistas.

La unidad más afectada por la volatilidad en los mercados fue la negociación de deuda. Los ingresos ahí cayeron un 56%, a 870 millones. El de renta variable tuvo una cifra de negocio de 2.060 millones, un 10%. El de banca de inversión bajó un 16%, a 990 millones. Goldman Sachs cierra este martes la temporada de resultados entre la gran banca de Wall Street antes de pasar el testigo a las tecnológicas.