Sin suficiente comida, con enfermedades y sin garantías de normalizar sus vidas, muchas familias permanecen en refugios en Puerto Ordaz, estado Bolívar, pese a que las aguas del río Caroní se retiran de sus hogares ubicadas en zonas de alto riesgo. Para muchos es incierto su futuro, si tienen que salir definitivamente de sus hogares.

Una de las personas afectadas, quien estaba en un refugio y cuyo nombre pidió fuese resguardado, narró a Efecto Cocuyo cómo se encuentra su situación para este martes, 15 de agosto. “Aquí hay varios niños con escabiosis, con vómito y fiebre. No tenemos suficientes alimentos para todos, a penas no llevan caraotas, arepas y arroz para el almuerzo. El desayuno y la cena cuentan por nuestra cuenta y por lo menos yo, estoy desempleada”, contó.

La afectada, que tiene más de 15 días en un refugio, informó que en el lugar donde hubo hasta el pasado viernes, 11 de agosto, 62 familias, les enviaron hace más de una semana, una caja de alimentos por cada 13 grupos familiares, conformados por 4 a 5 personas. En cada caja habían, dos harinas, 1 aceite, 1 arveja, 1 caraota, dos pastas de 250 gramos y una lata de atún pequeño. “No nos llegaron más cajas desde hace 10 días”, dijo.

Aquí vino un coronel que nos dijo, ‘Les voy a ser sincero, aquí no hay casas para nadie, así que apenas bajen las aguas, tienen que irse a sus casas, limpiar, recoger sus cosas y encontrar un nuevo lugar donde vivir”, contó el hombre, quien volverá a su vivienda pese a las advertencias. “¿A dónde voy a ir? tengo 25 años aquí en Puerto Ordaz y no tengo otro sitio a donde llevar a mi familia”, contó otra de las afectadas a Efecto Cocuyo, pero pidió anonimato.

Explicó que la confesión la había realizado el coronel Ulises Cardona, quien se presentó como “encargado de la situación en los refugios”.

Riesgos de salud y hábitat

De todas las personas en el refugio 60 son niños, de los cuales, en su mayoría, están enfermos con escabiosis según su testimonio. Esto debido a que los infantes estuvieron expuestos a las aguas del río mezcladas con aguas negras, puesto que después de la crecida, las alcantarillas colapsaron. “Ésta no es la primera vez que debemos salir de nuestras casas debido a la crecida del río. Cada vez que crece, se hace una laguna llena de basura, desde donde salen animales e insectos”.

El hombre que dijo que regresará a su vivienda pese a las advertencias, contó a Efecto Cocuyo que la Alcaldía de Caroní envió médicos al lugar con medicinas para tratar las infecciones y evaluar a las mujeres embarazadas, “El Gobierno nos ha ayudado, pero no es suficiente. Las ayudas que mayormente nos llegan son de fundaciones” dijo.

El afectado llegó al refugio junto a sus dos hijas y su esposa. Narró cómo fue el momento en que tuvo que abandonar su casa. “Ya el agua estaba cerca de la casa cuando salí a trabajar hace más de 15 días, pero cuando regresé, me encontré con el río dentro de mi casa. El agua dañó mi nevera, que había dejado prendida”.

Luego de salir de su casa se refugió en otra vivienda cercana de un amigo que no la habita, pero luego de 5 días la crecida llegó al lugar por lo que Protección Civil lo mandó a desalojar, y le informó “que estaba en una zona de peligro”.

Las personas que se encuentran en el refugio están en condiciones parecidas, sus viviendas se encuentran en sectores cercanos al cauce de los ríos, por lo que son considerados sectores de alto riesgo. Pese a ello, las autoridades no le dan respuestas que los ayuden a mejorar su situación.

Fuente: Efecto Cocuyo