Venezuela está en pleno proceso de devaluación. El recién creado Dicom -en apenas un mes de creado- ha subido un 50 %, de Bs. 209 a más de Bs. 300 por dólar.

Muchos se preguntan cómo podía haber subido, tan siquiera un bolívar, si todavía la plataforma no está operativa, pero es que ésta supuestamente ha venido operando bajo la plataforma del Simadi. Entonces nos preguntamos si había que crear otra plataforma -con todo y sus gastos- o ponerle otro nombre si a la final es lo mismo.

En cuanto a las proyecciones de adónde podría llegar el valor del Dicom, la firma de consultoría económica y financiera Ecoanalítica reveló que -desde fuentes internas del organismo emisor- “anticipan que ante la capacidad de oferta de dólares que tendrán, el tipo de cambio  se podría ubicar en Bs. 600”. Es decir, que sería una devaluación de más de un 200 %, el triple de su valor del precio original de salida a Bs. 209 por dólar. A este ritmo de depreciación, la hiperinflacion subiría a 900 %.

Por ahora no ha comenzado a operar la plataforma Dicom, porque el Banco Central de  Venezuela (BCV)  y los técnicos de finanzas no se ponen de acuerdo sobre cómo funcionará este nuevo sistema flotante.

Por lo pronto, los analistas esperan que comience más allá del 15 de abril. También consideran que “una posible vuelta de un mercado permuta, una mayor oferta de divisas por parte de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y la promesa de que la formación del precio de la divisa se hará de acuerdo al libre juego de la oferta y la demanda, serían los principales temas para que el Sistema de Divisas Complementario (Dicom) alcance los resultados esperados”.

Pero persiste la pregunta si PDVSA y el BCV tendrán las divisas suficientes para alimentar el mercado del Dicom. La propuesta que los empresarios rompan el cochinito de los ahorros y que traigan sus divisas nos da claramente la respuesta: ¡que no!

 

Revise también:

Penzini Analítica