La liberación del dólar trae más preguntas que respuestas. Ya está en puertas la unificación cambiaria. Así lo reveló Miguel Pérez Abad, vicepresidente para el Área Económica, en una entrevista por Globovisión en la que afirmó que “está próxima una posible liberación del dólar”.

De acuerdo a Pérez Abad: “Estamos próximos a liberar el sistema de cambio, sobre todo el que más interesa a la economía nacional: el sistema de cambio complementario”.

Lo importante es que este sería, en principio, un tipo de cambio libre, que sigue el comportamiento del mercado, es decir, de la oferta y la demanda de dólares.

De acuerdo a Pérez Abad: “Es un sistema que en esta nueva etapa cumple con dos funciones fundamentales: uno, captar divisas, administrarlas, colocar esas divisas en los sectores con el objetivo de la sustitución de importaciones y dos, el estímulo de las exportaciones”.

Pérez Abad recordó que la tendencia del dólar paralelo ha ido disminuyendo ( mientras el Dicom se ha más que duplicado) e informó sobre la activación plena del sistema complementario de divisas (Dicom) en los próximos días.

El dólar Dicom, que en marzo se cotizaba en 206,92 bolívares, ha subido aproximadamente a 500, es decir, 150%. Supuestamente la estrategia de dejar devaluar el dólar Dicom, sin intervenir, es que este subiera hasta que alguien oferte dólares a ese nivel, lo  que equilibraría en algún momento el dólar Dicom con el dólar frontera, el cual bajó y ya rompió el soporte de los mil bolívares por dólar. Y es que para que pueda bajar el dólar paralelo, tiene que haber oferta, que hasta la fecha, no ha habido.

Los industriales y comerciantes dicen que no han participado de ese mercado y que desconocen quiénes han sido los beneficiados por los dólares Dicom. Debe ser así por qué apenas 7,78% de los dólares oficiales se transan a la tasa Dicom, mientras que 92,22% se realiza a la tasa DIPRO, tasa que ni los empresarios ni nadie sabe a quienes le son asignados.

En realidad este es un ajuste necesario, pero tendrá repercusiones en el mercado.

Pero este fin de semana, el director de Datanálisis, Luis Vicente León escribió una “Carta a Pérez Abad sobre el cochinito” en donde se refiere a la propuesta del Ministro al sector privado de “romper el cochinito” para fortalecer el área productiva en materia económica .

En entrevista exclusiva para penzinianalitica.com y en referencia a la posible medida cambiaria, Luis Vicente León dice dudar que se “libere” totalmente el mercado y que sólo están cambiando la nomenclatura de las cosas y que llaman libertad a lo que ellos consideran “suficiente”.

De acuerdo a León, “sin duda, este cambio será algo mejor, pero sin pagar las deudas previas, que no pueden pagar y que igual van a representar una pérdida gigante para las empresas, no podrán recomprar nada con ella, valoradas en tasa vieja y recibida a nueva la cual se pulveriza, pero además, sin flujo para mantener el país”.

El director de Datanalisis señala que en el momento que ocurra el cambio “la contracción de la economía va a ser enorme y la inflación descomunal, pero si abren el tipo de cambio y dejan que el mercado funcione, lo cual dudo, la situación será mejor que la actual”, asegura.

Luis Vicente León añade: “Es importante aclarar que la ruta adecuada para resolver el problema económico es en efecto abrir el mercado cambiario, pero acompañado por un ajuste en el modelo económico de control e intervencionismo. Sin abrir todos los mercados, sin rescatar confianza de inversionistas y mercados financieros, sin pagar las deudas gigantes que se tienen con proveedores, la apertura cambiaria simple sería poner sal de trufas en un bistec podrido. Pero en adición, las ofertas de “mercado cambiario libre” han sido súper comunes a lo largo de la Revolución y el resultado está a la vista. Suelen cambiar la denominación de la economía para adaptarla a lo que ellos quieren o creen”.

 Añade: “Llaman libertad a la conveniencia o al control que de todas maneras tienen. Llamaron apertura cambiaria al Simadi y al Sicad y no se debe olvidar que pasó. Son los mismos que ofrecen resolver el problema expropiando empresas privadas  y resulta que las empresas que han expropiado como las de azúcar, café, cemento o cabillas, simplemente no producen o producen infinitamente menos. Son los que dicen que el problema no es que ellos no pagan sino que los empresarios los quieren tumbar. Entonces, ¿Cómo creer que ahora si van a abrir mientras siguen amenazando empresas y empresarios y los invitan a meter sus dólares sin garantizar que puedan recomprar para operar?”.

Luis Vicente León concluye: “Ojalá que me equivoque, pero no apostaría por esa apertura que ni ocurriendo sería suficiente”.

De acuerdo con algunos representantes del Gobierno que no quisieron revelar sus nombres, ya el decreto está firmado, al igual que uno que garantiza la repatriación de los capitales a los inversionistas extranjeros.

Estos cambios serán duros para la población, un ajuste brutal para la economía que se ha debido haber hecho paulatinamente y no de esta manera tan drástica, pero son ajustes necesarios para enderezar el rumbo del país.

Comentarios