Finalmente se logró. El presidente de PDVSA, Eulogio Del Pino, confirmó el canje de Bonos PDVSA 2017 vs PDVSA 2020 (con vencimientos 2018 – 2019 – 2020) por un monto de $7.000 millones.

El canje incluiría el bono PDVSA 2017N, que paga $4 mil millones en amortizaciones en 2016 y 2017, y el 2017 PDVSA fianza de $3 mil millones que vence en abril.

Del Pino espera que la mayoría de los tenedores de los Bonos que vencen 2017 acepten este canje. De acuerdo al presidente de PDVSA, el anuncio fue bien recibido por el mercado y por los inversionistas, ya que el canje fue evaluado como positivo por tres distintas calificadoras de riesgo.

En consecuencia, al conocerse la noticia, los bonos de PDVSA17 de cupón 5.25 % subieron  3.25 puntos y el de cupón 8.5 % subió 2.34 puntos.

Es importante destacar que este es un “canje voluntario” y los mercados ven con muy buenos ojos la estrategia ya que prácticamente garantiza el pago tanto a quienes rechacen la oferta como a quienes decidan aceptarla.

El objetivo de la petrolera es el de “aplanar la curva”, es decir, crear un flujo de caja más favorable y constante en el tiempo, y obtener liquidez para el 2017, ya que los compromisos de pago estaban muy concentrados para esa fecha.

Existen dos factores importantes que ayudarán a que los inversionistas acepten este canje: la garantía de acciones de Citgo y que el agente pagador, que había rechazado seguir manejando las cuentas del Gobierno venezolano, será Citibank.

Así como lo leen. La compañía está considerando el uso de acciones de su unidad de refinación en Estados Unidos, Citgo, como garantía para el nuevo bono 2020. Para el momento de escribir la nota no habían publicado el prospecto de la emisión, documento en el que aparecen todas las condiciones del bono, por lo que no se puede deducir qué tipo de garantía será la de Citgo, si será en acciones, en capital u otra modalidad.

¿Canjear o no canjear?

Es difícil dar una recomendación sobre qué decisión tomar, si canjear el bono 2017 o no, sin conocer todas las condiciones de la emisión.

Sin embargo, podemos adelantar algunos escenarios. Para evaluar qué hacer al vencimiento del bono en el 2017, si dejar vencer el bono y recibir los intereses y el capital correspondiente o aceptar el canje, hay que evaluar primero qué alternativa de inversión existe que de igual o mejor rentabilidad con el mismo riesgo. Este tipo de evaluación va más para los grandes inversionistas que mantienen una cartera de inversión que para los pequeños inversionistas, ya que estos bonos por su alta rentabilidad actúan como “mejoradores” del portafolio.

Si no existen alternativas iguales o mejores, será preferible aceptar el canje, una vez se conozcan todas las características de la emisión.

Para los pequeños inversionistas, deben evaluar si estarían interesados en seguir con esta inversión por cuatro años más, su necesidad de flujo de caja y si les interesaría la oferta de garantía de la empresa Citgo. Si no también es válido no aceptar el cambio, que es voluntario.

Prospecto no aparece

Ramón Muchacho, alcalde de Chacao, en su editorial diario en La Ceiba denunció que los tenedores de bonos de PDVSA se quedaron esperando los términos de la oferta formal de canje anunciada el martes, y eso encendió algunas alarmas.

Según el alcalde “empresas serias, asesoradas por profesionales, generalmente no anuncian una oferta de canje como esta hasta tener listos todos los detalles (montos, plazos, cupones, factor de conversión entre bonos viejos y nuevos, etc). Y cuando hacen el anuncio público, lanzan la oferta de inmediato, o en cuanto abran los mercados”.

De acuerdo a Muchacho anunciar el canje de bonos y no formalizar la oferta abre espacio para los especuladores, y puede potencialmente encarecer la operación para PDVSA.

El alcalde hace referencia a un especialista en la materia que le  comentaba que “luego de semanas de rumores e informaciones filtradas a los medios sobre esta oferta y tras el anuncio formal del martes, los bonos han subido de precio, lo cual podría hacer más costoso para PDVSA ofrecer un intercambio atractivo”.

Muchacho dice que hay que recordar  que es absolutamente voluntario hacer el canje por parte de los tenedores y si la oferta no es suficientemente atractiva para ellos “pues no se hará”.

Finalmente Ramón Muchacho dice que “por lo pronto el mercado sigue a la espera de los términos de la oferta… ¿Amateurs?”, se pregunta a modo de reflexión.

Deuda y Cuba

Según un artículo de Alex Vallenilla en el diario Nuevo País, el Gobierno propuso posponer el pago de la deuda para salvar a Raúl Castro. Vallenilla opina que esta proposición de canje es lo más cercano a un default o declaración de impago de la deuda, porque no se trata de una nueva emisión si no de un canje voluntario de deuda del 2017 por unos nuevos que vencerán en el 2020, lo que estima como una jugada financiera del Gobierno con la que intenta sobrevivir económicamente.

De esta manera PDVSA evita pagar unos 11.5 millones de dólares de deuda ya que las reservas no dan para hacer este pago.

El periodista alerta que el presidente Maduro intenta que no se dejen de enviar recursos a Cuba por concepto de pago de médicos y petróleo por Petrocaribe.

Vallenilla recuerda que la semana pasada Cuba pidió a Rusia petróleo porque Venezuela ha fracasado en mantener energéticamente y económicamente a la isla.

En conclusión, lograr hacer una emisión para un canje o swap de los bonos 2017 de PDVSA se puede considerar toda una proeza de PDVSA, especialmente de Del Pino, por el momento político y económico tan grave que vive el país.

Este tema generará polémica, sobre todo en la Asamblea Nacional, ya que se están ofreciendo acciones y activos del Estado venezolano. El hecho de incluir a Citgo en la negociación fue por la idea de no tener que ofrecer cupón tan elevado por el riesgo país tan alto que tiene Venezuela. Y a los inversionistas les tienes que ofrecer una rentabilidad mucho mejor para mandarlo del 2017 al 2020.

Solo queda esperar por el prospecto con sus características para hacer la evaluación final.