Bloomberg explotó las redes con una noticia bomba, y en exclusiva, gracias a las revelaciones dadas por las autoridades suizas. Y es que el Departamento de Justicia de Estados Unidos ordenó investigar a 18 bancos suizos relacionados con presuntos actos de corrupción y lavado de dinero cometidos a través de las cuentas de Petróleos de Venezuela S.A., (PDVSA).

Hasta el año pasado era impensable que una orden como esta procediera, porque para cumplirla, tendrían que haber violado el secreto bancario suizo. Pero luego del escándalo que se destapó de más de 20.000 cuentas secretas abiertas para evadir impuestos de clientes estadounidenses descubiertas en Bancos Suizos, esto cambió.

Uno de los casos más emblemáticos fue el de la Unión de Bancos Suizos (UBS), la mayor entidad financiera de esa nación y de los más grandes del mundo, que admitió su culpabilidad pagando una multa el 18 de agosto de 2015 por la cantidad de 780 millones de dólares, y que además entregó al Departamento de Estado información de cuentas de estadounidenses que buscaban burlar los controles del fisco. Por ello, la mayoría de los capitales procedentes de casos de corrupción, tuvieron que huir a otros paraísos fiscales, como el de Andorra.

Según la Oficina Federal de Justicia, de Berna, Suiza (FOJ por sus siglas en inglés ) recibieron unas solicitudes -por separado- de las autoridades estadounidenses para que abrieran una investigación sobre la presunción de lavado de dinero y corrupción en conexión a contratos firmados por PDVSA, relacionados a Bariven y con la empresa de energía Derwick.

El FOJ también reveló que aceptó y acordó congelar los fondos en uno de los 18 bancos donde se llevan a cabo la investigación, aunque no revelaron a nombre de quien estaba la cuenta. De pertenecer a PDVSA, este se convertiría en un precedente muy grave, lo cual afectaría la ya limitada capacidad de maniobra financiera de la petrolera venezolana, especialmente en un momento en que se duda de su capacidad de pago y cumplimiento de obligaciones que podría llegar a un temido default.

Folco Galli, vocero del FJO, confirmó la noticia revelada por Bloomberg: que efectivamente están llevando a cabo una investigación contra los representantes de la empresa de energía “Derwick” solicitada por el fiscal del Distrito Sur del Estado de Nueva York realizada el 4 de junio de 2015. Con esta acción se espera reunir toda la data bancaria que determinará si estos 18 bancos suizos podrían estar afectados por la asistencia mutua en las operaciones de transferencias.

Esta se convierte en la primera confirmación oficial de que realmente existe una investigación seria contra la empresa a Derwick Associates por parte de los Estados Unidos.

La investigación se centra en posibles violaciones a una Ley Federal llamada Foreign Corrupt Practices Act, que prohíbe el soborno a burócratas extranjeros para obtener ventajas corporativas. También podrían haber violado Leyes bancarias del estado de Nueva York.

Joseph DeMaria, abogado de una filial de Derwick en Barbados , al ser consultado por Bloomberg, dijo que desconocía las investigaciones en contra de sus clientes y señaló que ellos están siendo objeto de una sostenida “cacería de brujas”.

Pero la confirmación de esta investigación, contradice las declaraciones del abogado. Además, se supo que el Departamento de Policía y Justicia de Suiza le confirmó a Finews que el famoso Preet Bharara –fiscal que procesa el caso contra los sobrinos de la Primera Dama y diputada Cilia Flores- está solicitando información específica sobre las negociaciones realizadas entre PDVSA y los socios de Derwick. A Bharara se le entregará información bancaria de los particulares o empresas sospechosas de soborno u otras conductas delictivas en Venezuela.

Igualmente, el periodista Casto Ocando a través de la red Twitter @cocando reveló que la “Fiscalía de Nueva York envió una citación (subpoena) a socios de Derwick Associates pidiendo récords de transacciones bancarias (transferencias)”.

En conclusión, a la empresa Derwick se le está enredando el papagayo.

Más allá de estar siendo víctima de lo que su vocero llama “una cacería de brujas”, ellos son objeto de una cacería de transferencias y transacciones, y no están siendo juzgados por la eficiencia o cumplimiento de los contratos de electricidad que fueron asignados por PDVSA.

De comprobarse que violaron la ley de sobornos de Estados Unidos, el juez Bharara no tendrá contemplaciones para aplicarles todo el peso de la justicia, como lo ha hecho en otros casos, ganándose el apodo del “Cruzado de Wall Street” pero, ese es otro tema por analizar.

Quien verdaderamente pagará los platos rotos será PDVSA , la cual sí está siendo sometida a una verdadera cacería de brujas en -nada menos- que 18 bancos suizos y, en consecuencia sus dueños -que somos todos los venezolanos-, además, nos quedaremos sin petrodólares y también sin luz.

 

Lea también:

Los siete puntos más importantes sobre la investigación de PDVSA

 

 

Comentarios