Esta semana se celebró el “Día Europeo de Conmemoración de las Víctimas del Estalinismo y el Nazismo”, ocasión propicia para recordar a las víctimas pasadas y presentes de todos los regímenes totalitarios y autoritarios del mundo. Como tratamos el tema del totalitarismo nos preguntamos si Venezuela ya vive en este tipo de régimen. A continuación nuestro análisis: Conmemoración contra el totalitarismo La celebración del “Día Europeo de Conmemoración de las Víctimas del Estalinismo y el Nazismo” se originó a raíz de las protestas por los crímenes contra la humanidad cometidos por el comunismo y por los estados socialistas, que culminaron en las revoluciones de 1989. Este día se conmemora el 23 de agosto recordando la firma del pacto entre la Alemania Nazi y la Unión Soviética para dividirse Polonia, convirtiéndose así en una de las peores formas de totalitarismo que ha existido en la historia de la humanidad. El objetivo de este día es recordar y preservar la memoria de aquellos que fueron víctimas de deportaciones y exterminios en masa, enraizar la democracia con más firmeza y reforzar la paz y la estabilidad en Europa. La asamblea parlamentaria de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) aprobó el pasado mes de julio en Vilna (Lituania) “La reunificación de la Europa dividida”, una resolución que marca el vigésimo aniversario de la caída de los regímenes comunistas europeos y que ha pasado prácticamente desapercibida en la prensa. El texto fue aprobado con los votos a favor de 202 de los 214 delegados presentes, pese a la férrea oposición rusa. La asamblea parlamentaria de la OSCE reconoció en un documento “el carácter único del Holocausto” y también señala que “en el siglo XX, en Europa hubo dos grandes regímenes totalitarios: el nazi y el estalinista, responsables de genocidios, violaciones de las libertades y derechos humanos, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”. El documento recomienda a los países miembros que “condenen el totalitarismo de forma clara e inequívoca” porque “conociendo la historia se puede evitar que ocurran crímenes semejantes en el futuro”. La resolución se produce a pocos días de una fecha señalada. El Día Europeo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo se celebra, por iniciativa del Parlamento Europeo, el 23 de agosto – fecha de la firma del pacto germano-soviético de 1939 – con el objeto de preservar la memoria de las víctimas de las deportaciones y del exterminio. Al equiparar el comunismo con el nazismo se da un paso al frente con vista a apoyar la resolución del Parlamento Europeo sobre la conciencia europea y el totalitarismo, que se debatirá en primavera, y en la que se insta a que se abran los archivos secretos y se aprueben importantes medidas que permitan reconstruir el pasado. Totalitarismo en Venezuela El totalitarismo se define como un régimen que tienen una ideología oficial, un partido único guiado típicamente por un dictador, un sistema policial coercitivo que apoya y controla el partido, control sobre medios de comunicación social, monopolio de todos los medios de lucha armada y control de la economía y medios de producción. Por eso nos preguntamos ¿Se ha convertido Venezuela en un Estado totalitario? Todo apunta a que sí, o por lo menos así lo consideran algunos expertos y organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), La Unión Europea y la Iglesia, entre otras instituciones. Esta semana, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, le escribió una carta abierta a Leopoldo López en la que afirmó que en Venezuela no existe “ni democracia ni un estado de derecho” y en la que da a entender claramente que considera que existe un régimen totalitario. Esto lo podemos asegurar porque claramente dice que “Quien no grite contra el TOTALITARISMO, encierra a los tantos Leopoldo López que hay en Venezuela”. También así lo considera una institución que cuenta con una gran credibilidad en Venezuela: la Iglesia Católica. Hace pocas semanas el Cardenal Pietro Parolin habló en la Radio Vaticana y transmitió en su homilía la bendición y los saludos del Papa Francisco a Venezuela y recordó los años transcurridos en el país. Ven tan grave la situación que pidió en nombre del Papa y del Vaticano orar por Venezuela. Parolín dijo que como Nuncio Apostólico “sabemos que Venezuela se debate y atraviesa por difíciles situaciones sociales, políticas y económicas, que están produciendo gran sufrimiento en la población”. Recordemos que el 12 de julio la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) señaló que la raíz de la crisis está en “la imposición de un SISTEMA TOTALITARIO” e indicó que el Consejo Nacional Electoral (CNE) “tiene la obligación de cuidar el proceso del referéndum revocatorio para que se realice este año”. Recientemente le otorgaron un premio a Leopoldo López por su “lucha incansable contra el totalitarismo, en defensa de la democracia y los derechos humanos”. El Premio de la Plataforma de la Memoria y la Conciencia Europea 2016, lo recibió su padre Leopoldo López Gil en la ciudad de Viljandi, en Estonia. No se otorga un premio así si no consideran que en Venezuela exista un régimen totalitario. Esta semana, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, en una visita a Bogotá, Colombia, estimó que “la democracia está en peligro en Venezuela” y se declaró “extremadamente preocupado” por ese país, golpeado por una grave crisis política y económica. Schulz lamentó que lo que “vemos en Venezuela es que una gran mayoría de la población sufre y que un país con tanta riqueza tiene una población que debe luchar cada día por sobrevivir”. En conclusión todo apunta que en Venezuela se vive bajo un régimen totalitario, justamente lo contrario a lo que conmemora el día Europeo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo, que recomienda que se “condene el totalitarismo de forma clara e inequívoca” para evitar que ocurran crímenes semejantes nuevamente. De hecho, existe un enorme paralelismo entre los genocidios cometidos por la revolución rusa cuando sufrió una hambruna donde murieron millones de personas con lo que actualmente sucede en Venezuela, y ya pasa de ser una simple casualidad, tema que trataremos en nuestro próximo editorial.