Venezuela es el país más violento del mundo. Aunque ocupábamos el penúltimo lugar después de Honduras, lamentablemente ya llegamos a ocupar el primer lugar. De acuerdo al Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), la cifra de 27.875 muertes violentas para el 2015 ha colocado a Venezuela como el país más violento de América, logrando superar a Honduras, país que ha logrado un descenso importante en el número de homicidios.

Según el OVV, una de cada cinco personas que mueren en latinoamérica son venezolanas, ya que la tasa de homicidios en Venezuela ha alcanzado la “cifra histórica” de 90 por cada 100.000 habitantes.

Lo peor es que la violencia se ha ido incrementado de manera exponencial en Venezuela en los últimos años. Revisando la cifras del OVV, en 1999, el primer año de gobierno bolivariano, se produjeron 5.968 muertes violentas. Para el 2012, año del fallecimiento de Chávez, el número de muertos se había cuadruplicado a 21.692 víctimas fatales. Para el 2015 , el registro se incrementó a 27.875 muertes violentas, es decir, que se había quintuplicado desde los inicios y ocurrieron  73 muertes por cada 100 mil habitantes.

La  propia fiscal general de la República, Luisa Ortega declaró sorprendida que hay una “exagerada cantidad de armas de fuego en la calle”.  “Queremos mejorar la seguridad ciudadana y que no haya retardo procesal”, expresó en una rueda de prensa, haciendo  un llamado al desarme de la población. Díaz también  informó que en el primer trimestre de 2016 ya habían muerto 4.696 personas de forma violenta, al menos 300 más que en el primer trimestre del año pasado.

¿Qué ha ocurrido en Venezuela para que se haya quintuplicado la cifra de violencia en estos últimos años?

Ocho bloques criminales

El abogado y criminólogo Fermín Mármol García lo expuso en una impactante entrevista en el programa Con Todo y Penzini, transmitido por Globovisión, donde elaboró un minucioso análisis del porqué este contundente aumento de la violencia en Venezuela, explicando que existen ocho bloques criminales que agobian el país:

* Bandas y megabandas criminales. * Colectivos armados y violentos, “que son los paramilitares urbanos”. * Frente Bolivariano de Liberación (FBL) y sus distintas divisiones, “que serían los paramilitares rurales”. * El “pranato carcelario” o “la República de los pranes”. * Seudo sindicatos de la construcción y los seudo sindicatos mineros. * Incidencia de extranjeros en Venezuela: Farc, ELN, paramilitares, garimpeiros y disidentes de cualquiera de estos grupos. * Holding de la corrupción. * Holding del tráfico ilegal de drogas y legitimación de capitales.

De acuerdo al abogado “todos los días 100 mil personas salen a las calles a cometer un delito, ya sean violentos (secuestro, robo, homicidio), o delitos de astucia (estafa, fraudes, apropiaciones indebidas, corrupción)”.

Mármol explica que “son  jóvenes menores de 25 años, mayoritariamente hombres, cuyo método es el arma de fuego, los que está afectando la seguridad ciudadana”. Indicó que “existe una mezcla de problemas en Venezuela que han maximizado la inseguridad y por eso se sitúa entre el ranking 10 de países más corruptos con 92% de impunidad”.

Según el abogado, en Venezuela, el deterioro social ha hecho que se corrompa el banquero, el empresario, el docente, el médico, y hasta el policía.

Más delincuentes en la calle que en las cárceles

Según Mármol García, en la calle hay una población delictiva de 80 mil personas, cifra que supera a las 60 mil que están privadas de libertad, un número muy alto para apenas 30 millones de venezolanos.

Según el abogado, el crimen en Venezuela está “perfectamente” estructurado y los colectivos lo han demostrado con sus armas de fuego. Ya la profesión de servicios de seguridad no es atractiva para los jóvenes porque han asesinado  al menos a mil policías en el país y continúan poniendo precio a sus vidas.

Durante la entrevista en Con Todo y Penzini, Mármol García pidió a los organismos de seguridad del Estado, tener un mejor filtro para el ingreso de los próximos policías, pues es necesario que tengan una carrera universitaria para que haya mayor calidad en las instituciones. “Necesitamos instituciones robustas que generen seguridad de confianza en la ciudadanía; necesitamos rescatar la meritocracia para que haya calidad”, aseguró.

El Picure y las megabandas

Un tema importante a analizar por la muerte de alias “El Picure” es el del surgimiento y auge de las megabandas en Venezuela

De acuerdo con Mármol, las megabandas son un “hecho reciente” en el país: “Están, de alguna manera, presentes luego del 2009-2010. Las caracteriza el número de hombres y el poder logístico que tienen. Estamos hablando de estructuras de más de 80 integrantes (…) con armas cortas, largas y artefactos explosivos; la otra característica es que operan en varios estados simultáneamente”. En el concepto de megabandas también se involucran las extorsiones, secuestros y tráfico de drogas.

Fermín Mármol García elogió el trabajo de los funcionarios de seguridad del Estado. “Es un buen comienzo, luego de 23 planes de seguridad, el haber dado de baja a alias “El Picure”.

Primitivismo

En psicología criminal, el primitivismo es la situación más caótica que puede  presentar una sociedad, y para Mármol ya hay signos inequívocos de primitivismo haciendo referencia a los ajusticiamientos recientes ocurridos en varias zonas de Caracas.

Prueba de ello fueron las declaraciones de la representante del Ministerio Público Luisa Ortega Díaz, quien informó  que en el 2016 fueron linchadas 37 personas y otras 37  resultaron lesionadas, por ello se  iniciaron 74 investigaciones por linchamientos o intentos de linchamientos.

Como medida de precaución la fiscal señaló que los cuerpos policiales deben patrullar las calles y dijo que “Nadie puede ejecutar linchamientos”. También informó que se designó un equipo especial para dar respuesta inmediata para frenar que sigan apareciendo este tipo de acciones.

Festival de secuestros

Mármol hizo mención al hecho de que durante los 100 primeros días de este año hubo un aumento de 120% en materia de secuestros y de 8% en materia de homicidios. “El delito y la violencia son fenómenos sociales, y cuando le aplicas recetas equivocadas, el problema se agrava y requiere que el Presidente tome la batuta”.

Hizo una serie de recomendaciones empezando por qué se debe “practicar la sana malicia del sentido común”.  “Somos muy buena gente, muy confiados, no se trata de convertirnos en mala gente pero ser más prudentes”.

Según Mármol, la información sobre unos 15 secuestros seguidos que se hicieron en un solo fin de semana en una zona de Caracas es  falsa. Lo que es cierto fue la información que dio el periodista Javier Ignacio Mayorca en la que señala que en los primeros 100 días del 2015 hubo un aumento del 170% del número de secuestros en la ciudad.

“Hubo un festival de secuestros en la Gran Caracas”. Por ello recomendó que se deben restringir las  actividades privadas.  El déficit de seguridad policial es del 100% en las calles, por lo que los padres deben ampliar sus horizontes. Si el hijo quiere ir a una fiesta, que llame a los otros padres para que pernocte en esa casa. Transitar en las noches por Caracas, es estar comprando todos los tickets de la lotería del secuestro. Mármol sugiere “que tu hijo no se convierta en un transporte público de noche, que no lleve a la novia, al primo o a la amiga. Que pernocte hasta que se haga de día”.

Recomienda que los padres sean más tolerantes y dejen a sus hijos hacer más reuniones sociales en sus propias casas por el tema del alto costo de la vida, por el poder adquisitivo y por el problema de seguridad. “Olvidémonos de las calles del hambre” dice Mármol, haciendo alusión a la comida ambulante ya que “están llenas de los campaneros del secuestro, siguiendo el carro que portan para seguirlos e interceptarlos más adelante”.

Es cierto el desprecio del delincuente y extorsionador hacia recibir billetes en Bolívares y ahora ellos requieren moneda dura. Después de obtener los fondos viene la adquisición de armas. Según Mármol, su bufete  está estudiando una tesis criminológica sobre el destino de los fondos obtenidos por el delito, que van a comprar armas largas, drogas, especialmente  cocaína, y reclama que no se ha conquistado en Venezuela la denuncia por parte de la población.

Conclusión

Sigue en aumento la delincuencia y cada vez está más organizada en el país. La crisis económica ha impulsado la inseguridad. El incremento de la violencia ha acompañado el deterioro general de las condiciones de vida de la población venezolana: el empobrecimiento, la escasez, la inflación, el deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores y asalariados, la disminución de la disponibilidad y variedad de alimentos y medicamentos, la debilidad creciente de los servicios de salud y educación, el incremento del miedo y la pérdida del espacio público son factores fundamentales para el aumento del delito en Venezuela

La mejor recomendación de Mármol es la prudencia, tener un bajo perfil en la calle, y que el gobierno combata la impunidad. Según la información que maneja, en Venezuela, de cada 100 delitos, sólo logran castigo casi el 6%. “La impunidad le hace publicidad al delincuente, le hace propaganda al delito y eso es lo que ha pasado en el país”. Y mientras perdure la impunidad continuará el festival del delito y el secuestro en Venezuela.

Comentarios