La historiadora Inés Quintero en su libro ¨La palabra ignorada¨ aborda el tema de la mujer como testigo oculto de la historia de Venezuela. El libro describe lo que implicaba ser mujer en la Venezuela de los siglos XVIII y XIX, de cuáles eran las convenciones sociales en torno a ella y de qué manera se vinculaban con las autoridades y con la vida política.

Las historias de este libro son una pequeña muestra de la palabra ignorada de la mujer en nuestra historia, de la visión y actuación de ellas en la política nacional, de nuestra configuración como sociedad y las actitudes respeto a ellas en el pasado y también en el presente.

¿Ha cambiado el papel de la mujer venezolana en la política?

¿Está preparada la sociedad y el país para tener a una mujer como presidente de Venezuela?

Evangelina García Prince nos ayuda a descifrar el papel actual de la mujer venezolana frente a la política venezolana.  La elocuente profesora, socióloga y antropóloga, nos ofreció luces sobre este importante e interesante tema a través de una entrevista en La Nueva Mágica 99.1 FM en el programa ¨Penzini… y algo mas¨.

De acuerdo a la profesora, la mujer venezolana ha sufrido un atraso importante de lo que ya había conquistado en los años noventa. Desde el año 2000 hasta el presente piensa que la mujer política ha recibido “golpes espantosos “. Opina que las mujeres “necesitan ser más proactivas en la política” y que ellas han sido sistemáticamente excluidas. Evangelina advierte que las mujeres ahora “necesitan hacer un esfuerzo personal y deben arriesgarse a tomar la palabra”.

La profesora clasificó en cuatro categorías las personalidades que tienen las mujeres dedicadas a la política en Venezuela.

1.- Las mujeres “clones”: son clones de machos. Ni siquiera usan faldas. Dice: “un ejemplo de clon es una mujer que se sienta y se fotografía con un pran sentada en una cama de una cárcel venezolana, de igual a igual, actuando como macho”.

2.- Las mujeres “travesti”: un travesti intelectual, “se comportan como un hombre, porque cree que su comportamiento desde la feminidad, que es cuidado, consideración, negociación, etc,  les da una imagen de debilidad”.

3.- Las mujeres “pro mujeristas”: son líderes mujeres, algo muy positivo desde cualquier punto de vista.

4.- Las mujeres “pro feministas”: en esta categoría se incluye y dice que son líderes que buscan que se les trate en igualdad de derechos, en igualdad de trato, que se les considere humanamente equivalentes, que se respete la diferencia de ser mujer y que se respete su autonomía

Dice que no hay nada más agradable para una mujer, que mantener su condición de mujer con igualdad de derechos.

Garcia Prince piensa que muchas mujeres se han visto colocadas en la política por la vía del parentesco. Piensa que ejemplo de ello es el papel de Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, quien según la profesora, aborda el poder a través de su relación familiar. Pone como ejemplo de mujeres que han abordado el poder por su parentesco a personajes como Eva Perón, Cristina Kirschner y ahora a Hillary Clinton, que podría convertirse en la primera mujer presidente de los Estados Unidos, y su papel en la política nace de una relación con el ex presidente Bill Clinton. Por eso dice que la vía del parentesco es una vía de acceso al poder tradicional para las mujeres, por lo que piensa que Lilian está haciendo grandes cosas por su marido y que le encantaría saber cuáles son sus propuestas para Venezuela, más allá de la lucha por la libertad de su marido. Sobre cómo evalúa a los dos como pareja presidencial ella recuerda que en Venezuela la presidencia es unipersonal.

Pero hay otras mujeres en Venezuela que han hecho otro tipo de lucha, no desde el parentesco, sino desde su propia individualidad. Pone como ejemplo a María Corina Machado, que tuvo que transformar su imagen y “masculinizarse” en la apariencia personal para ser respetada, pero piensa que es una mujer y que desde sus propias fuerzas asumió su reto con una gran ponderación y una gran calma. Aclara que no le está haciendo propaganda sino tratando de evaluarla lo más objetivamente posible. Evangelina asegura que María Corina se ha mantenido en el horizonte del liderazgo político de Venezuela. “Las posiciones radicales son riesgosas y un político debe saber las consecuencias de tomar riesgos, pero el riesgo es una característica del liderazgo”. Las candidaturas que no asumen riesgo no representan la fuerza de un verdadero liderazgo y el liderazgo que está exigiendo la Venezuela de los próximos años es un liderazgo que tome riesgos, que sea contundente, que tenga una programación, que sea una mezcla de elementos de racionalidad y emocionalidad con capacidad para el diálogo.

En conclusión, todavía les falta mucho camino por recorrer a las mujeres para tomar puestos de verdadero liderazgo político en Venezuela. O hacen un esfuerzo y toman la palabra manteniendo su liderazgo sin perder su feminidad, o la palabra de la mujer venezolana continuará siendo… ignorada.