El cardenal, Secretario de Estado del Vaticano, S.E.R., Pietro Parolin, realizó una de las más importantes declaraciones para el destino próximo de Venezuela.  Dada las trabas que está imponiendo el Poder Ejecutivo, el Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional Electoral para que se lleve a cabo una transición, un cambio que clama la mayoría de los venezolanos, advirtió que el único camino posible para salir de la grave situación de crisis política en Venezuela es el diálogo en una mesa de negociación.

El cardenal declaró que “se necesita buena voluntad de ambas partes para encontrar caminos de diálogo, creo que es la única solución al problema venezolano”.

Pero ¿Por qué la personalidad y las declaraciones  del cardenal Parolin, son tan importantes para el mundo y Venezuela?

Parolin, el Papa y Venezuela

Pietro Parolin fue elegido por el mismo papa Francisco como su mano derecha para gobernar la Iglesia Católica, justo después de ser el nuncio apostólico en Venezuela.

Parolin es un hombre muy experimentado en el gobierno de la Iglesia, ha trabajado intensamente en la defensa de los intereses de la Iglesia Católica de Venezuela durante los gobiernos de Hugo Chávez y ahora en el de Nicolás Maduro.

Hoy es del todo conocido que el papa Francisco tuvo un importantísimo papel en el restablecimientos de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los EE.UU y ahora está muy interesado en Venezuela.

En marzo de 2014 el presidente de los EE.UU, Barack Obama, visitó al papa Francisco en el Vaticano, con quien mantuvo una conversación privada, en la que solicitó su intervención directa de para restablecer las relaciones diplomáticas entre su país y la isla caribeña. Luego se llevaron a cabo una serie de reuniones secretas en Canadá donde se negociaron los acuerdos entre ambos países, ayudados por la curia católica.

Finalmente, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry contactó a su homólogo en el Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, con quien se reunió en junio de 2014 en la Santa Sede.

Eso propició que las delegaciones negociadoras se reunieran en el mismo Vaticano, bajo un ambiente propicio, que había sido definitivamente creado por el mismísimo papa Francisco, a través de  sendas cartas enviadas a Obama y Castro, respectivamente.

Según el propio cardenal Parolin “el papel del Papa fue decisivo, precisamente porque él tomó la iniciativa de escribir a los dos presidentes para invitarles a encontrar un punto de acuerdo”.

Ahora Parolin interviene en Venezuela y se abren algunas preguntas, como si se está negociando una salida para Venezuela tras bastidores, igual que se hizo entre Cuba y los EE.UU. Recientemente, el Papa envió una carta directa al presidente Maduro de la cual no ha hecho ninguna referencia, y eso que él comenta absolutamente todo. Tan es así, que nos pudimos enterar de la existencia de dicha carta a través de un cable de Efe gracias al portavoz del Vaticano, Federico Lombardi  ¿Cuál será el contenido de esa famosa carta? ¿Será algo parecido a la que recibieron  Obama y Castro?

Sobre el tema venezolano, Parolin advirtió que existen “muchas solicitudes” para que la Santa Sede pueda facilitar este encuentro entre el Gobierno y la oposición, por eso “el Papa considera como su deber ayudar en este sentido”.

Parolin recuerda que el Domingo de Pascua en el discurso más importante para la Iglesia “Urbi et orbi” (A la ciudad y al mundo), el 27 de marzo pasado, el Papa se pronunció sobre el caso venezolano con motivo de la bendición.

Parolin reafirmó que el Sumo Pontífice está siguiendo con mucha atención y participación las circunstancias de Venezuela.

Posibles salidas

De acuerdo lo publicado por Reuters, el presidente Maduro trató con Raúl Castro su renuncia a la presidencia en su última visita a Cuba, pero el plan quedó aplazado.

La agencia de noticias reseñó que “Maduro analizó con Cuba la posibilidad de abandonar el cargo, ante la insostenible situación económica y social del país, y su resistencia a adoptar medidas que se desvíen de las políticas aplicadas por su antecesor, Hugo Chávez”.

En aplicación de la Constitución, una renuncia llevaría a la convocatoria de elecciones presidenciales en apenas 30 días.

En la visita del papa Francisco a Cuba el pasado mes de Febrero “Raúl Castro prefirió indicarle al secretario de Estado Vaticano, cardenal Pietro Parolin, que el régimen cubano no se inmiscuía en los asuntos venezolanos, tal como relataría luego en privado el eclesiástico a varias personas”, de acuerdo a la información privilegiada obtenida por Reuters.

El Vaticano interpretó esas palabras como un deseo de guardar las apariencias, pues es conocida la injerencia cubana en los asuntos de Venezuela, y también como un indicativo de que las negociaciones para una posible acogida de Maduro en otro país se hallaban en estado incipiente.

En conclusión, en este momento el cardenal Parolin es el operador político más importante de la Iglesia, altamente calificado y sumamente capaz de negociar tras bastidores, junto al nuncio apostólico y con total apoyo del Papa, una salida pacífica y negociada para Venezuela.

Queda pendiente el tema de quienes serán los actores políticos incluidos en la negociación y quién será el escogido por todas las partes, Gobierno y oposición, para conducir el futuro de nuestra golpeada pero amada Venezuela.