Llegó la ropa del futuro, los “Smart Clothes” o ropa inteligente. La tecnología ha mejorado notablemente la calidad de vida del ser humano. Prueba de ello son los teléfonos inteligentes, edificios tecnificados y el Internet de las cosas.

Ahora, el siguiente paso en la evolución tecnológica que va a cambiar el modo y los hábitos de vida a los seres humanos es el desarrollo de ropa inteligente.

Aunque parezca propio de la ciencia ficción, ya existen grandes avances en la ropa que nos van a permitir monitorear nuestros signos vitales, transmitir lo que sentimos, ubicarnos espacialmente y otras funciones más.

Si, la ropa está entrando en la era de la tecnología ¿Terminaremos todos vistiendo como unos marcianos?

De acuerdo a Hollywood y la ciencia ficción ya todos deberíamos estar usando diseños como los de los personajes de series como “Star Treck”, “Perdidos en el espacio” o como “Odisea en el espacio”, la famosa película de Stanley Kubrick. Pero en vez de las lycras metalizadas ceñidas al cuerpo, como las que usaban esos personajes, las últimas propuestas se acercan más al pasado que al futuro, porque los nuevos diseños se presentan como una ropa muy cómoda y sencilla realizada con una simple tela de “jean”.

Al menos esta es la propuesta que han ofrecido Google y Levi’s en su última alianza estratégica en la que buscan que la ropa tenga un uso más allá que simplemente vestir a las personas.

Por ello presentaron su primer producto comercial: una chaqueta de “jean” con una serie de controles y botones que ayudan a controlar diferentes funciones del teléfono celular.

En el “Proyecto Jacquard”, la tecnología de Google se une a la tradición de los jeans de Levi’s, en el que ambas compañías trabajaron en colaboración para desarrollar la “Trucker Jacket ” que podría salir al mercado a principios del 2017 a bajo costo, aunque su precio final aún no ha sido revelado.

La iniciativa intenta innovar y transformar a la industria textil integrando hilos o fibras conductoras de energía, para producir telas sensibles al tacto que puedan ser conectadas a cualquier dispositivo móvil.

La Trucker Jacket es la primera chaqueta conectada a un teléfono inteligente en cuya manga tiene un pequeño botón sensible al toque, que puede cambiar la música, rechazar o aceptar llamadas, recibir alertas de direcciones o lugares y comercios cercanos. Los científicos de Google detrás del proyecto Jacquard aseguraron que su tecnología de miniaturización está avanzando y los próximos textiles inteligentes se incorporarán en el sector industrial y el deportivo.

Aparte de esta chaqueta inteligente existen otras propuestas que podrías tener en tu closet en un futuro no muy lejano:

Un sostén que puede vigilar el corazón usando electrodos y módulos electrónicos. Esta prenda íntima puede recolectar información del pulso cardíaco y envía estos datos a un reloj de pulsera, así, la mujer que lo use va a estar siempre enterada de cómo está funcionando su corazón. Si preguntan por la comodidad, el sostén no tiene ningún elemento rígido y sus sensores están hechos de fibras que se encuentran directamente en los tejidos. Por lo que no se sentirán al usarlo

Una chaqueta que puede mostrar cómo nos sentimos . Aunque esta si es de estilo totalmente futurista. En esta chaqueta, sus tejidos orgánicos tienen incorporados unos semiconductores que permiten que la prenda proyecte colores e imágenes, y el estado de ánimo de quien la porte. Aunque no debe ser muy conveniente para jugar poker, por ejemplo. Tiene también un GPS incorporado para saber exactamente dónde estamos y cuál es la ruta ideal para llegar a nuestro destino. También se puede usar para exhibir publicidad, convirtiéndonos en pancartas ambulantes.

Zapatos de goma que recuerdan cuánto corremos. Nike y Adidas lanzaron una línea de ropa inteligente que registra los datos de nuestras carreras o caminatas y compara los niveles de lo que hacemos todos los días.

Una billetera para proteger nuestras pertenencias. Quizás este es el mejor de los inventos de accesorios inteligentes por la inseguridad que vivimos todos los días. Esta billetera puede convertirse en una caja fuerte, pero portátil, ya que solo nosotros podremos abrirla gracias a un bloqueo biométrico, que solamente responde a nuestra huella digital como contraseña. Otra ventaja de esta cartera es que puede estar intercomunicada con nuestro celular, vía bluetooth, y cuando estos se separan una determinada distancia, emiten una alarma advirtiendo la situación.

Ropa con poder de carga ¿Se imagina poder cargar su teléfono celular con su propia ropa? Wearable Solar usa la tecnología para hacer vestidos livianos y conectados que permiten cargar un teléfono inteligente hasta 50%, eso después de estar al Sol por una hora completa. Otra empresa de Nueva York, Voltaic Systems, también tiene una colección de carteras que pueden cargar algunos dispositivos.

Finalmente, la ropa inteligente no sólo se queda en la calle ya que pasó a la alta costura como pudimos verlo en la alfombra roja del Met Gala con el vestido que utilizó la modelo Karolina Kurkova. Este bello traje luminoso fue una colaboración entre la casa de alta moda “Marchesa” y la computadora IBM Watson. Watson interpretaba los comentarios publicados en redes sociales y modificaba el color del vestido en tiempo real, dependiendo de las emociones. Partes del vestido fueron producidas en una copiadora 3D, cortada con rayos láser y usando modelaje en computadoras.

En conclusión la tecnología wearable, o de vestir, y la ropa inteligente llegaron para quedarse. Seguirán impresionándonos como lo han hecho anteojos como los Google Glass y relojes inteligentes como el iWatch. Falta ver cómo va adaptándose el ser humano a estas novedades pero definitivamente, aún tendremos que esperar mucho para usar la ropa futurista de estilo espacial que predijeron las películas de ciencia ficción.

Comentarios