El término efeméride viene del griego “ἐφήμερος” que significa “diario” y del latín “ephemeris” que quiere decir “calendario” o “narración de cada día”.

Una efeméride es un hecho relevante que es escrito para ser recordado o conmemorado, celebrado en un determinado día, y también es una sucesión cronológica de fechas con sus respectivos acontecimientos.

En otras palabras, es un hecho importante señalado en un calendario, que aconteció en el pasado y hasta la fecha aun se celebra, y a la conmemoración de dicho aniversario también se le conoce como efemérides.

Todas las fechas y aniversarios son emblemáticos por alguna razón. Por ejemplo la efemérides de hoy primero de septiembre recuerda hace 5.509 años antes de Cristo fue la fecha de la creación del mundo de acuerdo al imperio bizantino, que da inicio a su calendario.

O por ejemplo, en 1752 llego a Filadelfia su emblemática campana de la libertad, o en 1823 llegó Simón Bolívar a Lima para asumir la suprema autoridad política y militar del Perú.

Algunas fechas tienen eventos positivos y otras negativos para la humanidad. El primero de septiembre de 1939 la Alemania Nazi invadió Polonia y se dio inicio a la Segunda Guerra Mundial.

Un primero de septiembre, en 1985, gracias a la pasión y obsesión de un explorador submarino, una expedición franco-estadounidense descubrió los restos del buque británico Titanic, hundidos en el océano Atlántico.

O también en tecnología el primero del mes nueve en el año 2005, Sony Computer Entertainment lanzó la PlayStation Portable (PSP), en el 2010 Apple lanzó la sexta generación de su iPod nano y en el 2011 se creó la ahora muy famosa red social Snapchat.

Ahora nos preguntamos qué se escribirá, y si es que lo hacen, en la efemérides de un día como hoy en Venezuela.

No podemos adivinar lo que va a pasar en el futuro inmediato, aunque todo apunte a un posible conflicto, pero ya tenemos referencia en el país de algunos eventos que pasarán a la historia, similares a la no violencia activa que llevaron grandes hombres como Gandhi, Martín Luther King, entre otros.

Aunque es muy difícil hacer escenarios de lo que podría pasar hoy al menos ya se sabe que para la oposición venezolana, representada por la MUD, el 1-S comenzó una nueva etapa cívica y constitucional de movilizaciones masivas y constantes para recuperar la democracia en Venezuela.

Lo que ocurre hoy en Venezuela era previsible. Históricamente los regímenes comunistas como el de la antigua Unión Soviética, China y hasta la propia Cuba han terminado con desabastecimiento de alimentos, hambruna, falta de medicinas, pobreza extrema y la violación de los derechos humanos. Precisamente contra todo eso es que marchan hoy los venezolanos de oposición. Usar la represión y el miedo contra él hambre, simplemente ¡no funciona!

Ya el Gobierno está perdiendo su poder de convocatoria. Prueba de ello fue la “escuálida” concentración oficialista en la Plaza Caracas, cuyas imágenes evidenciaron la baja cantidad de asistentes que tuvo el llamado de Maduro.

El dirigente del PSUV, Diosdado Cabello manifestó que todo el país esta conspirando. Si esto es así ¿por qué será?  y, ¿esto incluye a los propios chavistas y a los militares?

La realidad es que un nuevo país está naciendo y el pueblo lo está demostrando con gente de todas partes, gente humilde, venezolanos de verdad.

Un sacerdote, el padre Lenin Ramón Bastidas Villegas, fue el primero en dar el ejemplo. El lunes 22 de agosto salió de la ciudad de Soledad, en Anzoátegui, a caminar hasta la capital, a la “Gran Toma de Caracas” con su sombrero de cogollo, su sotana y un par de zapatos de goma, con el objetivo de “despertar el interés del pueblo ante la crisis económica, política y social que se vive en el país”.

En lo que él denomina como una “Caminata por la Paz” ha logrado cautivar al país y a los medios de comunicación internacionales. Bastidas aseguró que tomó la decisión de caminar por toda esta vía “para que los Obispos escucharan la petición de convocar una vigilia de ayuno y de oración para el pasado 29 de agosto en la sede del CNE”. La vigilia convocada tenía como finalidad “apaciguar los corazones de los venezolanos que estén conscientes que la salida de esta crisis es a través de la paz y la democracia” con el objetivo de “despertar el interés del pueblo ante la crisis económica, política y social que se vive en el país”.

Otro ejemplo es el de los verdaderos venezolanos, los dueños de estas tierras, los indígenas de Amazonas que hasta camuflaje han tenido que usar para lograr llegar a la capital a la “Toma de Caracas”.

Gracias a la capacidad de nuestros indígenas para adaptarse a diferentes ambientes, han logrado burlar alcabalas de la Guardia Nacional, donde les han registrado sus pertenencias en búsqueda de alguna excusa para detenerlos.

“Al pueblo de Amazonas se nos ha sometido a las peores condiciones, ni siquiera comparables con las de la conquista y la Colonia. A los indígenas nunca nos van a detener, tenemos 500 años de resistencia. Son mil kilómetros, pero para nosotros no es una distancia muy larga”, comentaron durante su recorrido.

Igualmente un grupo de médicos del estado Carabobo y otra personas que vienen en sus sillas de ruedas provenientes del estado Lara han hecho lo imposible para sortear los obstáculos en la vía.

Alfredo Ramos, alcalde del municipio Iribarren por el estado Lara, en una entrevista en Con Todo y Penzini por Globovision comentó que su recorrido desde Barquisimeto a Caracas, que generalmente dura unas cuatro horas, les tomó más de nueve, porque el Gobierno decidió hacer a última hora mantenimiento a los túneles de La Cabrera, impidiendo el tránsito libre de los autos, además de haber sido detenidos en varias alcabalas.

Por el lado del Gobierno, el ministro de Interior y Justicia, mayor general Néstor Luis Reverol, cuando anunció que fueron coordinados los operativos para custodiar a la zona metropolitana durante la Gran Toma de Caracas, advirtió que el artículo 55 de la constitución establece que los actos de violencia podrán ser repelidos por funcionarios policiales con armas o sustancias toxicas “limitados por los principios de necesidad, conveniencia, oportunidad y proporcionalidad”.

¿Sustancias tóxicas para defender y proteger al pueblo? Y esto lo anuncia el ministro Reverol, quien es acusado por la Fiscalía estadounidense por supuestos delitos de narcotráfico.

En conclusión, un pueblo ha despertado, movilizaciones en todo el país llegan como pueden a Caracas para exigir su derecho constitucional a revocar al Presidente, cuya popularidad es cada vez más deplorable. Lo que suceda hoy está todavía por escribirse por lo que esa efemérides todavía está en desarrollo.