En el Automercado Luvebras de La Florida en Caracas, como de costumbre, la gente comenzó a formar filas para ver que mercancía conseguían. Muchos con hambre y otros con poco dinero, debían apelar a los alimentos que llegaran a precio regulado como única opción para llenar sus neveras. Muchos de ellos habían votado y creído en una revolución de los pobres que ahora sentían que los abandonaba. En eso, la impaciente cola se percató que los trabajadores del establecimiento comenzaban a sacar a la venta pacas de “arroz vaporizado marca Mary”. Los desesperados clientes que querían comprar el producto a toda costa y evitar que se le colearan, comenzaron a forcejear y empujarse, tratando de tomar algunas de los paquetes del arroz tan deseado, a buen precio, y que escasea en los anaqueles venezolanos. Un “reportero de calle”, que ahora somos todos gracias a las redes sociales, observando la situación comenzó a tuitear: Primer tuit: “Hace unos momentos hubo saqueo en Luvebras La Florida porque el personal sacó pacas de arroz para vender”. Segundo tuit: “Gracias a las puertas de vidrio la gente que estaba afuera del supermercado entró y generó más caos, golpeando a gente para quitarle los víveres, mientras que la gente que permanecía en la cola se robaba varias objetos de los estantes aprovechando la distracción”. Tercer tuit: “También rompieron las puertas y dañaron la infraestructura del Luvebras La Florida”. Nos preguntamos: ¿Nos hemos vuelto una sociedad primitiva? Si analizamos los tuits de la gente, parece que la opinión pública piensa que ha llegado el primitivismo a Venezuela: @bonypertinezh: !Muy de acuerdo con @FERMINMARMOL cuando dice que estamos transitando el camino hacia el primitivismo. #Venezuela. @Fundavade: REGRESO AL PRIMITIVISMO: Pensar q en el siglo XXI,Venezuela es un país con recortes eléctricos, sin alimentos y pocas medicinas. Todo un retroceso. @juliormarquezb: #QueremosClases tener a los niños en la casa seguro consume más electricidad que tenerlos en el colegio. Una medida absurda del primitivismo. Llama la atención la contradicción de lo que está ocurriendo en el país, como el saqueo del Luvebras, con la situación que describe el Gobierno, completamente optimista. Recientemente la canciller venezolana, Delcy Rodríguez declaró en la Organización de Estados Americanos (OEA), que en Venezuela había “pleno abastecimiento de alimentos” y que se había importado comida para alimentar a tres países de su tamaño. Algunos tuiteros tomaron estas declaraciones como una falta de respeto al pueblo venezolano. Por ejemplo, Leonardo Padrón respondió, indignado, que la canciller debería dar sus declaraciones en una cola de Abastos Bicentenario, para constatar con la gente que sus afirmaciones son plenamente ciertas. Y en dos mensajes de Twitter @Leonardo_Padron dijo a Delcy Rodríguez: Esta señora “ha ofendido de manera inaceptable a un país entero” y sobre lo sucedido en el automercado irónicamente preguntó: ¿Delcy Rodríguez hará mercado en el Luvebras de la Florida? Lo sucedido en Luvebras y la reflexión de un tuit @ticomalacara: El pueblo que eligió a Chávez y Maduro no razonó, menos ahora, lleno de odio y resentimiento. Primitivismo y Barbarie. El mensaje de @ticomalacara nos recuerda al famoso libro Rebelión en la granja (Animal Farm), la novela satírica de George Orwell, publicada en 1945, en la que un grupo de animales de una granja expulsa a los humanos tiranos y crea un sistema de gobierno propio que acaba convirtiéndose en otra tiranía brutal. La obra constituye un análisis de la corrupción que puede surgir tras toda adquisición de poder, en cualquier nivel y está considerada una de las más demoledoras fábulas acerca de la condición humana. Vale la pena releerla para entender que esta rebelión que ocurrió en el Luvebras, es exactamente igual a lo que ha fracasado históricamente en países que vivieron bajo el mismo sistema económico que hoy tenemos en Venezuela.