Los venezolanos están agobiados por la crisis y están rogando que el Papa intervenga en el asunto. Al menos así lo revelaron las personas encuestadas por la empresa Hercon, quienes revelaron que 88% de la población, 9 de cada 10 personas, piden la mediación de Francisco, que no creen en la transparencia del Consejo Nacional Electoral ya que 76% considera que el organismo obedece a los caprichos dictados por Miraflores y la gran mayoría, 82%, opina que la solución es un cambio total de gobierno. El nivel de descontento es tan alto que estos resultados deberían preocupar al Gobierno, que muestra no querer dialogar, ni cambiar el modelo económico y rehuye a llevar adelante el Referendo Revocatorio . Y una salida es lo que quiere la gente ya que 79% de los consultados cree que si se llega a dar un diálogo, este debería ser exclusivamente una vía, un tránsito para concretar el referendo y no para seguir oxigenando para prolongar la vida al mandato de Nicolás Maduro. Otra encuestadora, Hinterlaces, coincide en las cifras. De acuerdo a las encuestadora, 88% pide mediación del Papa para que haya un diálogo, 86% cree que el pensamiento de Francisco es independiente, pero hay que aclarar que una minoría de 3% lo ve cercano al chavismo, mientras que  5% piensa que está más cerca de la oposición. Por otra parte, 81% piensa que es necesaria la intermediación internacional para promover el diálogo Gobierno – oposición. Pero a pesar de lo que quiera la gente, es difícil hablar de un diálogo cuando uno de los interlocutores ha perdido credibilidad. El diálogo ya no es creíble y la larga experiencia histórica, o por lo menos los hechos políticos del 2014, han demostrado que para el Gobierno estas negociaciones le han servido para ganar tiempo y de estrategia para mantenerse en el poder. Luego, el diálogo ha quedado en un vacío sin proporcionar ningún resultado, al menos a la oposición. Entonces, para que se de ese diálogo el Gobierno al menos debería dar primero pruebas de credibilidad como liberar a los presos políticos o dar reglas claras del referéndum. Por otra parte existe una gran preocupación internacional por la crisis de gobernabilidad venezolana. Al menos así lo demuestran publicaciones de la categoría de “The economist” y ” The financial times”, quienes coinciden que Venezuela necesita una mediación inmediata para que no ocurra una gran explosión social que derive en una dictadura total. El análisis advierte que el Gobierno venezolano podría declarar un estado de conmoción interna y serviría de estrategia al PSUV para tomar el camino de un auto golpe. La publicación de “The financial times” asegura que el presidente Maduro fue elegido por Chávez como su sucesor, no por sus capacidades, si no para que obedeciera ciegamente los designios de Raúl Castro. Pero algunos analistas piensan que ahora vuela solo, o que Raúl Castro lo ha dejado a la deriva y por eso no le hace caso y da la apariencia que nuestro presidente está en estado delirante y aislado de la realidad. Seguramente la palabra final de esta historia la tendrán los militares.