Henry Ramos Allup es el hombre del momento. Odiado por unos, amado por otros, pero con su verbo y carisma ha alcanzado posicionarse como el líder de la oposición.

Esto lo corrobora la última encuesta de Datanalisis que determinó que el presidente de la Asamblea Nacional (AN) es visto como el líder de la oposición. Allup cuenta con una aprobación de 60,3% como líder de la oposición, seguido de Henrique Capriles con 56% y el exalcalde de Chacao Leopoldo López, con 54,6% de respaldo.

La experiencia de este diputado que hoy es alabada por todos, es producto de toda una escuela de aprendizaje político, que solo se adquiere con habilidad y con la experiencia de los años.

Pero esto no siempre ha sido así. Las palabras que recientemente le dijo el gran humorista Laureano Marquez describen perfectamente la situación. Estando Henry presente, Laureano dijo: “si a mi hace 20 años me hubiesen dicho que iba a idolatrar a Ramos Allup le hubiese dicho a esa persona que estaba en drogas, porque él representaba a todo aquello contra lo que yo luchaba, pero los tiempos son fluctuantes y las cosas cambian”.

Laureano reflexionó que a su edad ya puede permite algunos placeres y recordó el momento en que Ramos Allup desde la tribuna de oradores le dijo a un diputado que no lo dejaba hablar: “es que de inteligencia tú no te vas a morir” y otro cuando en latín decía el significado de la palabra justicia dejando a otro diputado con la boca abierta por su ignorancia.

Quizás lo que Laureano quiso decir es que en estos oscuros tiempos, cuando lo que persevera es la ignorancia y el atropello, los venezolanos quieren en los cargos del gobierno a personas con experiencia, que resuelvan los problemas y que no improvisen, gente con bagaje gerencial.

Pero Allup no la tiene nada fácil, sobretodo ahora porque asistirá a la Organización de Estados Americanos (OEA) el 23 de junio a exponer crisis venezolana. Pareciera que el Gobierno está asustado por que Henry Ramos podría robarse el show, como suele hacerlo, en la OEA ante todo el continente, y quieren impedirlo como sea. Por eso Henry tiene tres frentes que amenazan su actuación a la OEA: una sentencia por usurpación de funciones, una sentencia para disolver a la Asamblea Nacional y una demanda de las Fuerzas Armadas.

Un primer frente es el propio presidente Maduro, quien al mismo tiempo que lo invita a un encuentro “Face to Face”, lo amenaza diciendo: “Ramos Allup, aquí te tengo tu sentencia” haciendo referencia al recurso introducido en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) “por usurpación de funciones” por solicitar la activación de la Carta Democrática Interamericana.

“Es difícil creer que se quiere un diálogo verdadero si amenazas al contrincante”. Así lo manifiesta el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús “Chúo” Torrealba, cuando dice que Maduro pretende “hacer un show con el tema del diálogo” y lo calificó como un contrasentido.

Un segundo frente que amenaza al dirigente adeco es que se espera que en cualquier momento sentencien la disolución de la AN. La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tendría lista una sentencia para disolver la Junta Directiva de la Asamblea Nacional alegando “desacato” de acuerdo al periódico digital El Estímulo.

Según el periodista Fernando Tineo, la sentencia podría ver luz “en cualquier momento”, y recuerda que la AN no ha aceptado la suspensión de algunos artículos del reglamento interno que hizo el TSJ.

Un tercer frente que amenaza a Ramos Allup serían la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a la que se refirió el dirigente manifestando que: “se ha convertido en un asco, pues no defiende la Constitución, las leyes, los derechos del pueblo ni (se pronuncia por) los ataques que sufrió el jefe de fracción de la MUD, Julio Borges”.

La respuesta inmediata del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, fue la de anunciar que tomará medidas contra la directiva de la AN. Un comunicado de la FANB señala que Ramos Allup asumió “un comportamiento que mina su autoridad moral y, en consecuencia, desdibuja la instancia a la que representa, completamente alejado de los intereses de quienes lo eligieron, por lo que se ha convertido en un triste ejemplo de soberbia, discriminación y segregación”.

Sobre las esperadas declaraciones de Henry Ramos Allup quizás lo más importante fue su respuesta al Presidente sobre el encuentro “Face to Face” a quien le dijo: “No me siga invitando que yo no soy jefe de la oposición” aclarando que ni es la MUD y que ni nabla por ella. Igualmente le recordó al primer mandatario: “en la oposición no tenemos jefe, caudillo, déjese de intriga. Aquí nadie come casquillo”.

Sobre el delicado tema de las FANB dijo que “Las Fuerzas Armadas no pueden responder a alguna parcialidad política”. Criticó la fotografía en la que aparece el jefe de las FANB en Cuba y lo cuestionó al decir: “¿Esta foto postrado ante Fidel Castro lo enaltece?” y finalmente se refirió a las cifras de Datanalisis sobre la baja credibilidad de las FANB, en contraste con la alta credibilidad de la AN. Recordemos que la Asamblea Nacional tuvo una calificación positiva de 58,4% en su gestión por el país sobre 36,9% de evaluación negativa. Sobre el desempeño de esta 58,1% de los encuestados dieron el visto bueno frente a 39,3% que lo consideraron como negativo.

Sobre su visita a la OEA al momento de la redacción de esta nota no estaba nada clara porque Allup informó por Twitter que había solicitado el derecho de palabra en la OEA, pero que todavía no había recibido ninguna confirmación, y advirtió que el Gobierno no puede evitar su alocución en la OEA y que con eso no van a desaparecer los hechos.

Comentarios