El portal de Bloomberg recientemente público el Índice de Miseria del Mundo. Este índice resulta de la suma de los indicadores de desempleo con los de inflación. De los 74 países estudiados Tailandia resultó ser el menos miserable con un total de 1.11%, seguido por Singapur y Japón.

Si el índice toma en cuenta la inflación y Venezuela tiene en este momento la mayor del mundo, no es de extrañar que ganáramos la medalla de oro como el país con más miseria. De acuerdo al ranking, el índice para Venezuela es de 188.2%, seguido muy de lejos por Bosnia con 48,97% y Sudáfrica con 32,9%.

Pero, ¿por qué logramos el primer lugar del Índice de Miseria?

Las respuestas las podemos encontrar en un estudio del Instituto Frasier de Canadá, que piensa que la crisis de Venezuela es producto de la erosión de las libertades económicas.

Fred McMahon, el editor del estudio, cree que cuando los gobiernos reducen la libertad económica, como en Venezuela, las consecuencias son desastrosas en los ingresos y condiciones de vida de su población.

McMahon señala que “la libertad económica es mucho más que un concepto abstracto para los venezolanos. Es una de las razones por las que su economía ha colapsado y su país está en ruinas”.

En el estudio “Changes in Economic Freedom in Venezuela, Ireland and the United States” (Cambios en las libertades económicas de Venezuela, Irlanda y los Estados Unidos) concluye que la situación no siempre fue así y que por el contrario, en 1970 el índice de libertad económica de Venezuela era superior al de países como Israel, Suecia, Reino Unido, Noruega, Holanda o Australia, además de ser una de las naciones más prometedoras de América Latina.

¿Qué pasó entonces? A partir de 1970, Venezuela tuvo un descenso sostenido hacia la restricción de las libertades económicas y a partir de allí todos sus gobiernos adoptaron políticas contraproducentes que lograron que hoy día Venezuela sea el país con menos libertades económicas del mundo.

Es decir, que según el Instituto Frasier, la salida de esta “miserable” crisis sería la de recuperar las libertades económicas y salir del modelo fracasado de controles en la economía, de las confiscaciones, nacionalizaciones, racionamiento, criminalización de la actividad productiva y de la propiedad privada, que lo que han logrado es  producir la inflación más alta del mundo, inseguridad y sobre todo un gran desabastecimiento.

Y como Bloomberg calificó a Venezuela como la peor economía del mundo, vale la pena recordar las palabras del célebre Víctor Hugo y la reflexión que hace en su famosa novela sobre la condición humana; “Los Miserables”:

“El humano sometido a la necesidad extrema es conducido hasta el límite de sus recursos, y al infortunio para todos los que transitan por este camino. Trabajo y salario, comida y cobijo, coraje y voluntad, para ellos todo está perdido. La luz del día se funde con la sombra y la oscuridad entra en sus corazones; y en medio de esta oscuridad el hombre se aprovecha de la debilidad de las mujeres y los niños y los fuerza a la ignominia. Luego de esto cabe todo el horror. La desesperación encerrada entre unas endebles paredes da cabida al vicio y al crimen…

Parecen totalmente depravados, corruptos, viles y odiosos; pero es muy raro que aquellos que hayan llegado tan bajo no hayan sido degradados en el proceso, además, llega un punto en que los desafortunados y los infames son agrupados, fusionados en un único mundo fatídico.

Ellos son “Los Miserables”, los parias, los desamparados.”

Victor Hugo, Los Miserables.

Miseria 2

Comentarios