¿Somos los seres humanos tan  insensibles que ante eventos de la magnitud de un ataque terrorista  podamos especular en la bolsa para proteger nuestras inversiones y hasta generar ganancias especulativas?

Wall Street evidencia que sí y que no hay nada más cobarde o insensible que el dinero. Por ejemplo, después de los ataques terroristas en Niza, Francia, los inversionistas corrieron a vender sus acciones del sector turismo y de aerolíneas ante el temor de que estos se viesen perjudicados. En cambio, después la masacre en la discoteca en Orlando, Florida , los títulos de fabricantes de armas se dispararon.

El ataque terrorista en Francia cambió el sentimiento de los inversionistas de optimista a pesimista a los mercados y a Wall Street .

Después que las bolsas de valores en los EE.UU lograra nuevos récords históricos jamás alcanzados, los mercados europeos cayeron  por los sectores relacionados a viajes y turismo, cediendo terreno después de el ataque en la ciudad francesa de Niza que dejó más de 88 muertos.

El jueves, un hombre armado que conducía un camión embistió a una multitud que celebraba  el día de la Bastilla en Niza, y dejó al menos 84 muertos y decenas de heridos, acto que el presidente Francois Hollande calificó como terrorista.

En consecuencia, las bolsas internacionales cayeron por los sectores de aerolíneas,  viajes y turismo, ante el temor que los ataques terroristas puedan afectarlos negativamente. De hecho, las acciones del  hotel francés Accor perdieron un 4%, las aerolíneas Air France-KLM, easyJet e IAG también cayeron entre un 1,6% y un 3%.

Las acciones de British Airways han bajado un 30% este año al igual que Alud Thanks ha bajado 22% y Air France 17%.

En Wall Street, después de pasar cinco días consecutivos con sólidas subidas y que los índices de industriales Dow Jones y el Standard & Poor’s 500 lograran nuevos récords históricos jamás alcanzados, impulsados por los sólidos datos de nuevos empleos reportados el pasado viernes 8 de junio en los Estados Unidos que superaron las expectativas de los analistas, cambiaron la tendencia por los ataques terroristas en Francia. Desde el viernes el S&P 500 ha capitalizado ganancias de 2,15%, y en lo que va en el 2016 este ha subido  más de un 4%.

Terrorismo en Orlando

Una tendencia que viene repitiéndose cada vez que ocurren tragedias como la de Orlando hace pensar a los inversionistas que las ventas de pistolas subirán, por el miedo de los ciudadanos de que eventos como estos culminen con leyes más duras sobre la compra y tenencias de armas.

De hecho, las acciones de fabricantes de armas estadounidenses subieron con fuerza después de los eventos de Orlando, la mayor masacre que ha vivido ese país en su historia.

Los títulos de Smith & Wesson se dispararon un 6,5% mientras que las de Sturm Ruger & Company subieron más de un 8% el día después de la masacre .

Durante los cinco últimos mayores tiroteos registrados en EE.UU, las acciones de Smith & Wesson han registrado una subida media de un 4.8% en las tres jornadas posteriores a una masacre.

Si Hillary Clinton, candidata demócrata a la Casa Blanca, llega a la presidencia en noviembre, se teme que ella imponga mayor mes regulaciones y limite, tanto el acceso, como la tenencia de armas en los EE.UU, por lo que podríamos experimentar un repunte temporal en la venta de armas en ese país.

A pesar que el mundo de la bolsa y las acciones sean indiferentes a estos abominables actos terroristas, los seres humanos no. Debemos preguntarnos hasta cuándo y que se debe hacer para evitar que víctimas inocentes mueran por la intolerancia de otros. Con cada acto terrorista vamos perdiendo determinados derechos humanos y libertades fundamentales. Mientras el miedo nos invada, los malos habrán logrado su objetivo.

Comentarios