“No hay nada más cobarde que un millón de dólares”. Este dicho popular refleja que el dinero no tiene fidelidades y va hacia dónde siente más seguridad o puede lograr un mayor retorno. Venezuela refleja un país en crisis. Colas, enfrentamientos, saqueos y violencia son el día a día en todo el país. Sin embargo, curiosamente los bonos venezolanos se han disparado un 6% en apenas una semana.

Llama la atención la compra masiva de los bonos de PDVSA y del Gobierno, ya que tenemos el Riesgo País más alto del mundo y existe 95% de riesgo de default para el 2017.

Según el economista Jesús Casique, el Riesgo País Venezuela es el más alto del mundo en 2.756 puntos y los compara a Ecuador 862, Ucrania 722, Egipto 582.

Pero a pesar de la crisis por la caída de los precios del crudo, la venta masiva de oro y la consecuente caída en las reservas internacionales, el Gobierno ha honrado el pago de intereses y capital a los tenedores de bonos. De hecho la República honró esta semana el compromiso de pago asociado al servicio de deuda correspondiente al Bono Venz 2020 por la cantidad de USD 45.001.710,00.

Quizás por ello es que los inversionistas siguen comprando los bonos venezolanos y por su alto rendimiento. Por ejemplo, ‪el PDVSA 2022 permite obtener a un inversionista un rendimiento de 33.6% sobre su inversión, eso sí, a un alto riesgo. ‬

‪La mayoría de las compras también ocurren por algunos vencimientos al 2016 por lo que se mueven a otros bonos de más largo plazo, aunque no se van muy lejos en el tiempo con su inversión ‬ya que la mayor demanda se ve reflejada en el PDVSA 2017 de cupón 8.5% que aumentó 1.20 puntos en su cotización.

Todavía nos queda por ver si Venezuela va a honrar los compromisos de pago en octubre y noviembre próximos, pero algunos asesores dicen que esta subida de más de 6% en los bonos venezolanos se da porque el mercado pronostica un cambio político en Venezuela.