En carnicerías y supermercados de Caracas un kilo de carne de primera cuesta entre 17.000 y 18.000 bolívares, mientras que el corte de segunda oscila entre 15.500 y 16.000 bolívares. Los precios muestran que aumentó más de 200%, en comparación con junio del año pasado cuando la carne estaba entre 4.148,24 y 4.563 bolívares, según los reportes del Cendas FMV.

Algunos comerciantes aseguran que cada vez que llega la cava marca un precio nuevo, por lo que semanalmente el costo cambia.

“La gente se queja, porque se les hace muy difícil seguir comprando. Clientes que antes se llevaban hasta tres kilos de carne, ahora se lleva apenas medio kilo”, afirmó a El Nacional Manuel Camacho, encargado de una carnicería en Los Ruices.

En mercados municipales se puede conseguir la carne un poco más económica. En Quinta Crespo, por ejemplo, el kilo de carne de primera es comercializado en 15.500 bolívares, mientras que el de segunda cuesta 14.500 bolívares. En el mercado de San Martín, la carne de primera se encuentra en 14.400 bolívares.

“Después de que subieron el salario mínimo han llegado más clientes, pero igual las ventas siguen estando bajas. La gente compra menos cantidad porque el sueldo no les da. Aquí se vendían cuatro reses por semana, ahora vendemos dos, cuando mucho”, afirmó Henry Cabrera, encargado de una carnicería en Quinta Crespo.

Según la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos la carne de primera debe ser vendida en 250 bolívares el kilo. Sin embargo, en las carnicerías y frigoríficos aseguran que desde hace más de un año no les llega el producto a precio regulado.