Largas colas, confusión e incidentes violentos se han presentado con la recolección y canje de los billetes de 100 bolívares en distintos puntos del territorio venezolano. Pero, ¿qué ocurre del otro lado de la frontera, donde el Gobierno afirma que mantienen grandes cantidades de bolívares?

La Asociación de Profesionales del Cambio de Norte de Santander (Asocambios) contempla que esta situación no llevará a la quiebra a los negocios dedicados al cambio de esas divisas, pero sí les generaría perdidas.

“Nosotros canalizamos esos bolívares y los vendemos. Normalmente hay un ‘stock’ de bolívares que está circulando en la ciudad. Si nosotros no logramos canalizar esos billetes y regresarlos para Venezuela antes de 72 horas, lamentablemente las personas que tengan bolívares van a perder la plata”, dijo Juan Fernando Gonzáles, dirigente de la asociación, según refleja Portafolio.

Esto sucede porque hubo poco tiempo para poder canalizar los billetes, los cuales están en la ciudad por las miles de personas que a diario están llegando a comprar alimentos y medicinas, entre otros productos de primera necesidad escasos su nación.

Por otra parte, el líder gremial añadió que como segundo aspecto ven con preocupación que el Gobierno colombiano nunca se ha pronunciado sobre los señalamientos reiterados que desde Venezuela se hacen en contra del sector cambiario en la frontera.

“Colombia parece complaciente con Venezuela. Necesitamos que el Gobierno dé una respuesta contundente en donde ratifique que acá no hay ningún complot ni ninguna mafia para atacar la moneda venezolana como dicen allá. Lo que pasa en Cúcuta es el reflejo del mal manejo de la economía en ese país”, precisó.

Los cambistas han señalado que hay incertidumbre sobre lo que pueda suceder en el mediano plazo con la circulación normal de la moneda venezolana.

“No sabemos si Venezuela va a poner restricciones para que los dineros fluyan. No sabemos si los billetes nuevos los puedan traer para comprar cosas, así como los colombianos los puedan llevar para allá”, dijo el dirigente de Asocambios.

Por su parte, Carlos Luna, presidente de la Cámara de Comercio de Cúcuta indicó que lamentan que Venezuela haya tomado esta decisión.

“Los múltiples problemas que históricamente ha tenido la frontera no se solucionan restringiendo el paso (…). Entendemos que hay unos actores ilegales tanto de lado venezolano como colombiano, pero no se puede generalizar que el pueblo cucuteño esté vinculado a actividades ilícitas”, dijo.

Comentarios