Por Luis Oliveros/ Economista

Para mí la idea de sembrar el petróleo fue un error, en mi opinión lo mejor para Venezuela hubiera sido convertirnos en un país petrolero potencia -hoy no lo somos- desarrollando no solamente la producción petrolera sino también volvernos expertos en brindar servicios petroleros.

Una Venezuela petrolera, enfocada en producir, comercializar petróleo y en desarrollarnos como proveedor de calidad mundial en las actividades conexas a la industria.En el camino nos hubiéramos especializado en ser un país generador de energía.

Sin duda perdimos oportunidades de oro. Hoy debemos redefinir que rumbo tomar. Todavía hay chance para enmendar el camino.

Sembrar el petróleo nos llevó a muchos errores, por ejemplo creer que desarrollar la Corporación Venezolana de Guayana(CVG) nos llevaba a una diversificación de la economía. También haber subsidiado el industrialización, donde las empresas privadas-públicas venezolanas nacieron adictas a la ayuda gubernamental, a un tipo de cambio sobrevaluado y, a no conocer lo que era competir.