El ex presidente de Fedecámaras, Jorge Roig aseveró que el recién decretado aumento del salario mínimo y los cestas tickets “no lo está celebrando nadie, ni siquiera los trabajadores”. Consideró que esa es una reacción inusual y debe llamar la atención del Ejecutivo. “Algo no está bien en un país así”, dijo.

En entrevista para “Penzini y Algo Más” programa de radio de Pedro Penzini, Roig manifestó que el sector empresarial está evaluando el impacto que tendrá el aumento del 50 por ciento del ingreso mínimo de los trabajadores y el incremento de 3,5 a 8 unidades tributarias en el bono para la alimentación.Un aumento del 50 por ciento podría ser motivo de una inmensa alegría, pero aqui no resuelve nada. “En otro país estarían los trabajadores felices. En Venezuela no es así. Porque no le viene a solucionar ningún problema”, agregó .

En su opinión el que un trabajador esté percibiendo el doble por los cestatickets que lo que está ganando por su salario “es absolutamente contradictorio y es una desviación. Es decir, el empleado de hoy en Venezuela sólo trabaja para comer, todo eso refleja que esta es una sociedad que está enferma. No se piensa en otras necesidades ni se puede trabajar en función del futuro”.

 

Recalcó que estas medidas van a impactar aún más a la pequeña y mediana empresa, así como al comercio y advirtió que “evidentemente, habrá cierre de empresas, cuyos propietarios no pueden resistir los impactos laborales”.

“Lo normal es que uando se producen aumentos salariales en una economía sana, se puede trasladar eso y distribuirlo entre los costos para que en los precios de venta no se manifiesten; pero en Venezuela con el control de precios no se puede”.

Por otro lado, indicó que también existe la posibilidad de rebajar la nómina “si ésta se hace demasiada costosa; pero, eso tampoco puede hacerse en nuestro país, porque existe una toma de decisiones sin margen de maniobras”.